Comunicado de la Sociedad Democrática: Diálogo y Acuerdo de Paz en Venezuela

Los venezolanos democráticos entendemos la política como un sistema de vida que nos permite enfrentar adversidades ideológicas, de forma y fondo, a través del diálogo o mediante el ejercicio del voto libre, universal y secreto. En tal sentido, estamos persuadidos de la idea que ningún venezolano responsable y sensato, se opone a un diálogo y a un acuerdo, entre los diferentes actores políticos, llámense opositores u oficialistas. En tal sentido, un diálogo que evite, por ejemplo, volver al siglo Siglo 19 de la Guerra Federal, cuando la insensatez política de “Liberales y Conservadores”, dejó un saldo de 110 mil venezolanos asesinados durante la Guerra Federal, también llamada Guerra Larga o Guerra de los 5 años. Para que finalmente, en 1863, los mismos actores que se mataron en las calles de Venezuela, se sentaran a firmar el Tratado de Coche, un Acuerdo que puso fin a la masacre entre Liberales y Conservadores, que se inició con el asalto al Congreso de la República en el año 1848 y luego fue escalando en violencia entre los años 1858 y 1863.

De manera, que el diálogo es pertinente, útil y necesario. Ahora bien, un diálogo para qué, nos preguntamos. Y nosotros mismos nos respondemos, para el logro de la reinstitucionalidad democrática en Venezuela. El diálogo debe contemplar la búsqueda de un acuerdo que nos permita salir de la hora aciaga que embarga a todos los venezolanos:

En lo político.

Venezuela, no puede ni debe seguir al garete, a merced de la corriente inconstitucional, que ha convertido la Carta Magna, en un concierto de de buenas intenciones que pocos valoran y acatan. De manera, que regresar a la Constitucionalidad, el Estado de Derecho, donde la ley rija en igualdad de condiciones para todos los ciudadanos, es el primer punto desde donde partir e iniciar el diálogo democrático.
Con lo anterior, debe ir inserto, el respeto a la autonomía del Poder Legislativo y la Fiscalía General de la Nación, miembro del Poder Ciudadano
La Agenda Electoral, es necesaria. Los demócratas venezolanos y opositores radicales, deben internalizar y entender que es a través del ejercicio democrático, como la Consulta Popular, realizada el pasado 16 de julio, como se debe dirimir el conflicto entre las partes. Además, que las elecciones de Gobernadores y Alcaldes, por mandato Constitucional deben realizarse este año 2017 y las presidenciales en el año 2018, o antes, si se llegare a presentar una renuncia acordada con Nicolás Maduro.
La Asamblea Nacional, debe iniciar el proceso de elegir a los nuevos rectores que sucederán al frente del ente comicial, a las rectoras con el periodo vencido.
Todos los presos políticos deben quedar en libertad plena, con base a la Ley de Amnistía y Reconciliación Política, aprobada por la Asamblea Nacional y no por instancias parcializadas. Asimismo podrán regresar a al país todos los exiliados y perseguidos políticos.
La Asamblea Nacional Constituyente, como proceso político contemplado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, debe estar sujeto a la norma Constitucional, en lo que refiere a su convocatoria, bases comiciales y proceso de elección. No siendo así, se trata de un proceso fraudulento. Que merece el rechazo de los demócratas venezolanos.
La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, contempla el Derecho a manifestar pública y pacíficamente, establecido en el 68 Constitucional. De manera que las calles son del pueblo y este tiene derecho a manifestar de forma democrática y civilizada.
El cese inmediato de la represión criminal de las protestas pacíficas, por parte de una minoría de Guardias Nacionales, Policías Nacionales y paramilitares armados, comprometidos con los aparatos de seguridad al servicio del despotismo, el oprobio y la iniquidad de tiranuelos de nuevo cuño.
Los crímenes de Lesa Humanidad, Torturas y violaciones de Derechos Humanos, durante las protestas del año 2017, no pueden ni deben quedar impunes. Para ello, la Fiscalía General de la Nación y las Comisiones de Política Interior, Defensa, ONGs, con el acompañamiento de organismos internacionales de Derechos Humanos, deben trabajar unidos en la investigación y presentar al país un informe que haga Justicia, a los responsables intelectuales y directos de la aniquilación de 105 venezolanos, que a la fecha de hoy, desde que se iniciaron las protestas el pasado 1 de abril de 2017, han perdido la vida.
Para garantizar el éxito del diálogo entre las partes, en las conversaciones deben incorporarse actores de prestigio, de comprobada honorabilidad y solvencia moral. Gente prudente y conocedora de procesos de negociación, mediación y diálogo político y gocen de la confianza nacional.
En lo Social y Económico

El requerimiento urgente es de Alimentos y Medicinas. Los venezolanos mueren de hambre y por falta de medicamentos y precarias condiciones de insumos médicos y atención de salud en hospitales públicos y clínicas privadas. En este sentido, la apertura de un canal humanitario es fundamental en este momento que atraviesa el país.
PDVSA, la principal fuente de ingresos del país, tiene sus cuentas en rojo. Venezuela, debe procurar, mediante un acuerdo Gobierno – Asamblea Nacional, la obtención de un crédito base, para atender a las necesidades básicas en el orden social y para reactivar el aparato productivo nacional, incluido la capacidad exploratoria y productiva de la estatal petrolera, a través de entes multilaterales financieros internacionales. Solo así se pondrá fin a la entrega de Patrimonio Nacional, a cambio de más endeudamiento externo con Rusia y China.
Si los puntos anteriores, motivan el diálogo y la negociación por la Paz de Venezuela, la Sociedad Democrática acompaña y continuará apoyando el esfuerzo y mediación del grupo de Ex Presidentes amigos de Venezuela, con el acompañamiento del Santo Padre Francisco y el Estado Vaticano, el seguimiento de la OEA, UE, el Parlamento Mundial y otros organismos internacionales.

En Caracas, a los 29 días de julio de 2017, conformes firman:

Víctor Manuel García Hidalgo. Comunicador Social y Presidente de la Sociedad Democrática A.C, para el trienio 2017 – 2019

Armado Martini Pietri. Administrador de Empresas

Arnaldo González Ponce. Abogado y prof. Universitario

Andres I. Parra Suarez Cnel (Ej). Abogado y prof. Universitario

Antonio Maria Guevara Fernández. Cnel (Ej.) Experto en Seguridad y Defensa

Carlos E. Sanchez Sanabria. Cnel (Ej)

Antonio María Guevara Fernández. Cnel (Ej) Experto en Seguridad y Defensa

Más firmas en depósito.

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux