Aclamado como el posible salvador de Europa, emerge el líder Emmanuel Macron: “Gobernaré como un dios romano”

Emmanuel Macron fue electo como el nuevo Presidente de Francia, siendo el mandatario màs joven que haya gobernado el país con 40 años, después de Napoleòn, quien lo hizo con 35 años.

El candidato socioliberal se llevò la victoria en segunda vuelta obteniendo el 66,10 de los votos, derrotando a Marine Le Pen.

Macron tiene firmes intenciones de luchar para Europa y la Unión Europea, haciendo un fuerte hincapié en la necesidad de conservar los estándares ambientales, específicamente la problemática del cambio climático.

Entre los saludos formales de distintos mandatarios de todo el mundo, el actual presidente de Francia recibió las salutaciones del Papa Francisco, quien ha felicitado a Emmanuel Macron por convertirse en el nuevo Presidente de Francia y le imploró que apoyara las “tradiciones cristianas” del país. Se sabe que Macron es un católico no practicante.

En recientes declaraciones hechas después de que los funcionarios dijeran a los medios de comunicación que su proceso de pensamiento era “demasiado complejo” para que los periodistas lo entendieran, Emmanuel (que significa “Dios con nosotros”) Macròn sorprendió al decir que “gobernará como un dios romano”, refiriéndose a Júpiter, el rey romano de los dioses, de acuerdo a la información publicada entre otros, por el medio Beibart.

El salvador de Europa

El presidente francés fue etiquetado por The Economist la semana pasada como el “Salvador de Europa”. Se le ha destacado la forma en cómo ha asumido un liderazgo que nunca se le dio, evidente a través de sus palabras y acciones. Esto fue claro cuando pronunció un discurso en inglés (los presidentes franceses nunca lo hicieron) sobre el Acuerdo Climático de París, sólo unos días en el cargo como nuevo presidente de Francia sin mayoría en el parlamento, criticando al Presidente Trump y los Estados Unidos por su retirada del acuerdo.

Macron le pidió a Trump que “volviera a hacer grande el planeta”, incluso ofreciendo a los ciudadanos estadounidenses a Francia como “segunda patria”, declarando: “A todos los científicos, ingenieros, empresarios, ciudadanos responsables que estaban decepcionados por la decisión de los Estados Unidos, Quiero decir que encontrarán en Francia una segunda patria”, declarando “Les invoco: Vengan a trabajar aquí con nosotros – para trabajar juntos en soluciones concretas para nuestro clima, nuestro medio ambiente. Les aseguro que Francia no abandonará la lucha.”