En el momento negro de la patria: una luz histórica el general Alfonzo Ravard Por: Luis Velázquez Alvaray

La industria petrolera nacional actual es el reflejo de la administración pública roja y desastrosa. Al sufrir esta calamidad muchos venezolanos recordamos con nostalgia los grandes gerentes del país, que nos hicieron fuertes en el mundo. Además, fueron muchos. No alcanzaría el espacio para tantos ejemplos de tan ilustres administradores públicos.
Solo mencionemos uno, a propósito de PDVSA, hoy de moda en la industria del saqueo, sin olvidar la Corporación Venezolana de Guayana, que Andrés Velásquez se ha encargado de explicar el desastre endemoniado de sus administradores. El sistema eléctrico del País, donde los hermanitos Chacón y el tal Mota se llevaron hasta los cables. Me refiero al General Rafael Alfonzo Ravard, un prócer de la democracia y que dedicó su vida al bien y fortalecimiento de la patria.
El General Ravard era la antítesis de estos belitres, que amparados en el uniforme y las espuelas, han saqueado a Venezuela. Al contrario, fue un estudioso, militar ilustre, ingeniero, graduado en Mérida y en el Tecnológico de Massachusetts.
Dedicó su espacio vital a construir. Su mano honesta y su brillantez intelectual fueron básicas para la fundación y consolidación de la electrificación del Caroní, de la Corporación Venezolana de Guayana y de Petróleos de Venezuela.
Esta plaga que le cayó al país se encargó de borrar la historia de los personajes egregios. En su lugar han florecido mediocres, ladrones, grises y anodinos, que hoy se acusan entre unos y otros y se delatan cobardemente, para salvar el pellejo de su ignominia. Verbigracia: Ramírez, Del Pino, Rangel Gómez y toda la mafia dictatorial que destruyó lo que era el futuro de Venezuela, pensado y trabajado con mucho esfuerzo por decenas de hombres y mujeres como el General Ravard.
Gustavo coronel lo ha definido como un héroe civil venezolano, porque fue un militar que jamás se valió del poderío de las armas, ni de su uniforme, para lograr beneficios o masacrar al pueblo. Muy por el contrario, demostraba en la academia, como la vida de un militar honesto debe servir para construir la patria. Imagínense hoy que lección puede dictar un General como el nuevo Presidente de PDVSA, denominado Quevedo, que además de ser un analfabeto funcional en las responsabilidades asignadas, es un asesino que dirigió la masacre contra 43 venezolanos en las protestas del año 2014. Manos manchadas de sangre, ultraje y vejación.
Hoy le niegan el reconocimiento patriótico a un prócer de la Venezuela democrática. Ya vendrán los días en que estas pandillas respondan en la Haya, mientras que la reconstrucción del país pasa por reconocer el trabajo de muchos Rafael Alfonzo Ravard.

velazquezalvaray@hotmail.com

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux