#Actualidad Política disfrazada Opinión por Politólogo Jesús @CastilloMolleda

 

La dirigencia política venezolana tiene tiempo que no es honesta con sus seguidores. Por un lado, el gobierno se disfraza de protector al decir que su único trabajo es estar defendiendo a los pobres (que cada día son más pobres), que combate (el invento) la guerra económica cuando lo que hay es una economía de guerra, además afirma que se enfrenta al poder del imperio y la comunidad europea, pero con todas esas acciones miente descaradamente disfrazándose de víctima cuando es el responsable del desmadre económico que tiene al 94% de la población pasándola muy mal, provocando cierre masivo de locales comerciales, tiendas, comercios, empresas, talleres, clínicas, escuelas, el gobierno está quebrando las esperanzas de la gente y gracias a la torpe oposición (lo que queda de la MUD).

Es así como el pésimo gobierno se mantiene de pie en vísperas de ganar las elecciones presidenciales debido a que los políticos opositores se disfrazaron de súper héroes  que iban a salir del gobierno rapidito, que ganarían elecciones masivamente, que trabajarían unidos sin descansar hasta lograr el cambio político que sueña el 70% de los que habitan en Venezuela, pero contrario a ello, hoy están notoriamente divididos. Los políticos opositores son responsables del fracaso frente al gobierno, no son exitosos en el diseño de estrategias ni tácticas ganadoras, son entreguistas, sus discursos carecen de fuerza y emoción, la dirigencia política opositora se encuentra desgastada y no gozan del reconocimiento de sus seguidores, no saben cómo ganar elecciones con el 70% de apoyo popular, se llenan de excusas y le es más fácil no participar en las elecciones presidenciales para premiar al nefasto gobierno (para que siga pulverizando lo que queda del país) y se prolongo su estancia en Miraflores 6 años más; cuando lo que deberían hacer es organizar un gran frente nacional, motivar el voto y vencer al adversario, ese cuento de que con este Consejo Nacional Electoral (CNE) no se ganan elecciones es una excusa infantil para no participar en las próximas elecciones.

Los políticos de hoy se disfrazan de caperucita roja, el lobo, superman, batman, el guasón, el acertijo, aquaman, hulk, ironman, hombre araña, godzilla, linterna verde, capitán américa, los 4 fantásticos y el mejor disfraz que usan todos el de “honestos”. Mientras el gobierno se encuentra en campaña presidencial repartiendo miserias de dinero en bonos que cada día alcanzan menos,  la oposición se encuentra deshojando la flor para decidir si participa o no. Muchas caretas deben caer porque es visible que ambos sectores políticos lo están haciendo muy mal, solo el 14% de los venezolanos les cree, los partidos políticos opositores le están pidiendo a su militancia que se fue del país (que es mucha) que les envíen un aporte mensual para mantener las estructuras en Venezuela, más los aportes que reciben de organizaciones internacionales y empresarios, son momentos de quitarse los antifaces, dar la cara, rectificar y seguir.

Hay que espantar la crisis, es necesario activar los ánimos del venezolano.   El Instituto Venezolano de Datos (IVAD) presentó una encuesta revelando que el 63% (muestra de 1200 sujetos) de los venezolanos participaría en unas elecciones presidenciales, lo que refleja que con una campaña de unidad, con una vocería múltiple, con jóvenes, mujeres, emprendedores, líderes comunitarios, empresarios, estudiantes, se puede reanimar a la gente, el ambiente está muy delicado, la gente está llegando a un estado de desespero muy peligroso, le está costando mucho vivir y además hay una sensación errada en la calle, muchos dicen no hay dinero pero los restaurantes, discotecas, ventas de comidas se la mantienen full eso quiere decir que la gente sigue gastando pero el que gasta no llega al 5 % de la población. Al conversar con los dueños de los negocios es espeluznante su realidad, pues aseguran que sus ventas han bajado más del 60%; y es claro, si un refresco de botella cuesta Bs. 50.000 y uno de dos litros Bs. 225.000, una hamburguesa Bs. 320.000, un perro caliente Bs. 175.000, un pastelito Bs. 35.000, una pizza Bs. 250.000 por poner el más sencillo ejemplo de una familia que intente salir a comer lo más básico a la calle, cuanto le costará ese compartir si por lo manos salen 5 personas. Como lo dijo Pascual Alfonsin “El político que se disfraza de seductor para conseguir votos ya es una costumbre y una vez que llega al poder se disfraza de buen gobernante sin serlo, eso provoca que su gobierno se convierta en un Carnaval”.

articulosjesuscastillo@gmail.com                       @castillomolleda

S.H. Jesús Castillo Molleda (Politólogo, Profesor, emprendedor, locutor)

 

Davy Sari

Periodista residenciado en Maracaibo y Caracas.

Deja un comentario

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux