El jóven luchador merideño Daniel Parra otro preso político más

Según el Observatorio Penal Mérida (OPEM) el CICPC ha infiltrado liceos desde el 2014, conformando grupos de menores que se incorporan a los movimientos políticos y la Resistencia para realizar labores de inteligencia. De esta forma pueden dar con líderes y jóvenes luchadores como Daniel Parra.

Daniel Alejandro Parra Pérez es uno de los presos políticos de la narcodictadura de Nicolás Maduro. Es un joven de 28 años de edad y merideño. Es miembro de la Resistencia porque cree en la Libertad como lo más importante para convivir en nuestro país.

Es uno de esos jóvenes que está dispuesto a dar la vida por Venezuela y por eso lo han detenido el día 8 de septiembre en las protestas de la Avenida Las Américas. Su detención es una de las más de 5000 detenciones sin orden judicial de captura que ha realizado los cuerpos de represión de Maduro que forma parte del aparato de represión política castrista venezolano.

Daniel fue golpeado y torturado de manera cruel violando todos sus Derechos Humanos, con la intención de que asumiera una falsa responsabilidad en cuanto a uso de armas de fuego y también para que fuera obligado a decir nombres de sus compañeros y de esa forma también culparlos forzosamente. Estas torturas fueron realizadas con la promesa de que al día siguiente sería liberado luego de pasar por “trámites administrativos”.

ESTATUS JURÍDICO

Según nos informa el OPEM, su aprehensión fue sostenida judicialmente mediante la imputación del delito de Resistencia a la Autoridad (Art. 218.3), el cual, constituye una simulación de hecho punible por parte del CICPC y la Fiscalía. Inició la causa en fecha 9 de septiembre de 2017, por solicitud de Orden de Aprehensión pedida por la Fiscalía 4ª del Ministerio Público representada por las Abg. María José Torres Ángulo y Maureen Milagro Rojas, contra Daniel y Richard Álamo.

Fue presentado en“flagrancia”ante el Juzgado de Control Nº 2 del Circuito Judicial Penal (CJP) del Estado Mérida, a cargo del juez Carlos Manuel Márquez Vielma -un público fanático del chavismo conocido en la región- en fecha 11 de septiembre de 2017. En esa audiencia fueron privados de libertad por decisión del Juez de Control Nº 2, por la presunta comisión de los delitos de:

Homicidio Intencional calificado por alevosía y motivos fútiles, en contra de Douglas Acevedo Sánchez Lamus y Eduardo José Márquez Albarrán, (Arts. 405 y 406 CP), y Lesiones Intencionales Graves contra las personas de Luís José Sánchez Rondón (Arts. 413 y 415 COPP) Daniel en grado de Autor Material y Richard Álamo como Cómplice No Necesario. Fundaron su petición, así como la posterior acusación, en la narrativa sostenida por un Testigo de Identidad Reservada, y las presuntas “evidencias” presentadas por el Ministerio Público, conformadas por todas las resultas de cada acto de investigación realizado sin explicar el cómo se concatenan dichos hechos en la conclusión arribada. (No existe otra). Es importante resaltar la NO ACUMULACION DE LAS CAUSAS pese a tramitarse ante el mismo Juzgado de manera continua, con conocimiento expreso de titular de ello.

Esta decisión culpa a Daniel Parra y a Richard Álamo de crímenes que no han cometido solo por ser parte de la lucha por la Libertad de Venezuela.

HACINAMIENTO Y ENSAÑAMIENTO CONTRA DANIEL PARRA

Durante su detención, Daniel Parra ha sido golpeado en varias oportunidades por funcionarios del CICPC. Su detención ocurre en hacinamiento extremo, llegando al punto de que los recluidos deben dormir de pie, sus prendas de vestir les han sido botadas, y en algunas oportunidades la comida no les es entregada. Existen casos de desnutrición dentro del centro de reclusión y esto lo conoce la fiscalía con competencia en DDHH, sin proceder en contra de ningún funcionario ni la apertura de alguna averiguación al respecto.

A la familia y abogados de Daniel Parra les han escondido los expedientes, las solicitudes no son procesadas, incluso las referidas a su estado de salud, por lo cual, ha sufrido tres episodios de dificultades respiratorias y de afecciones renales sin asistencia médica profesional. Fue hasta el mes de Febrero del año en curso que fue trasladado para exámenes y deberá ser trasladado para ecografía y tratamiento por cálculos renales luego de 4 meses de sufrimiento en las condiciones anteriormente descritas.

Familiares y abogados del líder juvenil, denuncian las intenciones de traslado a un centro de reclusión fuera de la jurisdicción del Estado Mérida.

La Audiencia Preliminar de Daniel Parra ha sido diferida en varias oportunidades y ahora tiene nueva fecha, para el 19 de febrero de 2018, a las 2.30 pm. La causa cursa actualmente bajo el Nº LP01-P-2017-007895 ante el Juzgado de Control Nº 4 a cargo de otro juez del chavismo: Efraín Alexis Rivas Sosa (Tachirense).

Deja un comentario

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux