#Actualidad #Opinión El Gato Briceño @JoseGBricenot: Poderes Legítimos Vs Poderes Usurpados

Es tanta la ilegitimidad de poderes e instituciones y la violación de leyes en nuestro país, que cuesta elegir por dónde comenzar. el Inventario para poder hacer el listado de delitos que cuentan en su haber esta tropa de comunistoides resentidos y degenerados qué se apoderaron de nuestro país. Si bien durante los primeros seis o siete años la opción que representaba Hugo Chávez tuvo realmente una gran popularidad por diferentes realidades del momento, protagonizado por el descontento del pueblo con los partidos tradicionales y la búsqueda de alternativas diferentes, especialmente con promesas de igualdad, descongestión de la burocracia y por ende de la corrupción supuestamente dándole duro golpe a la pesada carga de las instituciones que no daban respuesta a la mayoría de los venezolanos, a partir de la ruptura con parte de los originalmente juramentados en el Samán de Güere, el finado creador de este caos, este horripilante abismo oscuro sin fin al cual nos lanzaron, la popularidad de este funesto error de la historia,comenzó a descender y desde entonces fueron empezando a ser creados, amoldados y amañados todos los procesos en los que ellos requerían validarse. Empezando por las innumerables contiendas electorales amañadas, sin cambio de directiva, con equipos adaptados y manipulables que los afianzaron en su plan de destrucción sin compasión. El Poder Electoral infiltrado por el entreguismo y la corrupción en su máxima expresión.
El legítimo, justo y constitucional enjuiciamiento del narcodelincuente Nicolás Maduro es el inicio de una nueva era en la historia de Venezuela. Con gloria y beneplácito el mundo pudo ver como el pasado martes 17 de abril, la Asamblea Nacional Venezolana aprobó la solicitud de autorización para continuar el proceso judicial al Presidente de la República : Nicolás Maduro. De acuerdo al marco jurídico venezolano, para el enjuiciamiento del Presidente de la República, de quien haga sus veces, se requiere un antejuicio de mérito que inicia con la presentación por parte del Fiscal General de la República de una querella ante el Tribunal Supremo de Justicia. Presentada la querella, corresponde a la Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia declarar si hay o no mérito para el enjuiciamiento del Presidente, en caso afirmativo, debe solicitar la autorización de la Asamblea Nacional, para poder seguir conociendo la causa hasta la sentencia definitiva.
Todos estos pasos se vienen cumpliendo a pié juntillas por los 3 poderes públicos legítimos y constitucionales de Venezuela que por primera vez en mucho tiempo se encuentran alineados en favor del pueblo que representan.
Por un lado, y no hay lugar a dudas, la Asamblea Nacional, electa popularmente el 06 de Diciembre de 2015, con una mayoría calificada de parlamentarios opositores y a la que el gobierno ha tratado, infructuosamente, de desmontar primero declarándola en desacato y posteriormente imponiendo una estructura ilegítima e incosntitucional como la Asamblea Nacional Constituyente; no obstante, sigue vigente y activa luchando desde Venezuela contra los rigores del régimen.
Por su parte, la Fiscal General de la República, Doña Luisa Ortega Díaz (otrora sierva del gobierno), fue designada en su cargo por la Asamblea Nacional (roja rojita) el 13 de diciembre de 2007, por el período entre 2008 y 2014, siendo ratificada por el parlamento por un período igual ((2014-2021), el 22 de diciembre de 2014 por la misma Asamblea Nacional que ya no era tan roja rojita. Como vemos su nombramiento está vigente aun cuando en 2017 haya salido de la República en salvaguarda de su integridad personal e incluso, por seguridad nacional al llevarse elementos probatorios que permitirían retornar a Venezuela la constitucionalidad y la democracia.
Por otro frente, los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia que se encuentran en el exilio, fueron nombrados el 21 de julio de 2017, por la Asamblea Nacional legítima, en pleno ejercicio de sus atribuciones, en sustitución de los designados ilegalmente en diciembre de 2015, cuando al final de su agónica gestión, designó a unos magistrados que no cumplían con los requisitos necesarios, entre ellos el actual presidente del TSJ que tiene antecedentes penales por 2 homicidios. Teniendo criminales como responsables de impartir justicia (solo en COMUNISMO sucede algo como esto), no es extrañar que el Tribunal Supremo legítimo haya tenido que sesionar desde el exilio. La persecución del régimen criminal de Maduro no permite que en Venezuela se haga justicia ni se pretenda hablar de constitucionalidad.
Cabe comentar en este punto los alegatos de los Dueños usurpadores del poder en Venezuela quién es enfrentan y niegan la legitimidad del TSJ en el exilio ya que dicen que no están facultados para hacer actos vinculantes con nuestro país desde el exilio. Es que acaso cuando Hugo Chávez, ya enfermo en sus últimos días firmaba y hacía decretos y resoluciones , aprobaba todo tipo de recursos desde Cuba, según ellos en su perfectos cabales cosa de la cual nunca hubo constancia cierta de dichas firmas, si era legal ? Mientras que los magistrados actuales lo hacen en actos públicos donde las decisiones se debaten y se firman a la vista de todos. Como siempre sus argumentos son inconsistentes, incoherentes, débiles y rebuscados.
La justicia en Venezuela retorna desde el exilio. Frente al mutismo local, en el Salón Boyacá del Capitolio bogotano (Colombia), el 3 de abril de 2108, se celebró la audiencia oral y pública de antejuicio de mérito contra Nicolás Maduro.
Pero ni la contumaz ausencia del querellado ni su pretendida desacreditación de los órganos intervinientes o las habituales denuncias de conspiración internacional en su contra evitaron que se desarrollara la audiencia que concluyó con la admisión de la querella interpuesta por la Fiscal Luisa Ortega Díaz, en la que se acusa al presidente Nicolás Maduro de delitos de corrupción relacionados con la constructora brasileña Odebrecht, que por cierto, ha salpicado a varios presidentes de este el continente.
Declarado como fue, el mérito para enjuiciar a Maduro, la Asamblea Nacional de Venezuela debatió pasado martes 17 de abril, con presencia de 2 diputados del oficialismo y dio el visto bueno al Tribunal Supremo de Justicia, que está en el exilio, para que prosiga el juicio con lo cual, Nicolás Maduro, queda inmediatamente separado de su cargo de acuerdo con la Constitución de la República. Así pues, como un acto de justicia y de reivinidcación con el pueblo venezolano, podemos decir que desde el pasado martes Nicolás Maduro no es presidente de la República y toda ocupación y uso de la investidura es una usurpación violenta de la presidencia.
La decisión de la Asamblea Nacional tiene consecuencias jurídicas y políticas muy importantes. Ahora más que nunca, las fuerzas de seguridad del estado están llamadas a actuar, a apresar a Nicolás y a restablecer el orden constitucional de la República. Cualquier acto que desde el 17 de abril suscriba Nicolás Maduro es nulo y no puede ser acatado por ninguna autoridad nacional ni internacional.
El proceso ha sido largo, lleno de trabas y dificultades pero indudablemente es legal, transparente y legítimo. La decisión está fue tomada por 28 de los 30 magistrados que integran la Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia legítimo, indebidamente forzado a funcionar en el exterior por las amenazas y persecución del régimen pero con todo el reconocimiento de la comunidad internacional: o es que ¿acaso piensan desacreditar a los poderes públicos que se ejercen desde el exterior cuando tuvimos a un Presidente “gobernando” desde Cuba durante los meses de su convalecencia? Por meses Chávez desapareció, nadie sabía con certeza si estaba vivo o muerto, lo que sin duda sabíamos era que su convalecencia y gravedad le incapacitaban para ocupar su cargo y aún así, “gobernó” a Venezuela.
La contundente actuación de la bancada opositora en el parlamento nacional, nos deja muy claro que es posible que haya diferencias entre las dirigencias políticas sobre quién y sobre cómo será la reconstrucción de Venezuela pero, todos estamos absolutamente convencidos y sólidamente unidos para desmontar este régimen de miseria y corrupción que somete a toda la nación.
Diferentes dirigentes y líderes de la oposición Venezolana en el exilio han trabajado arduamente en la búsqueda de apoyo de la comunidad internacional. Caso especial el del gran amigo Antonio Ledezma, con quien comparto en 100% su posición, visión y propuesta para rescatar la legalidad e institucionalidad de los poderes, en resumen, el rescate de la democracia y con quién he compartido recientemente en su paso por Costa Rica, mi país de acogida,
Antonio le ha dado un gran empujón a la gestión prolibertad de Venezuela, ha tenido excelente acogida de los gobernantes, líderes, comunidades, instituciones y organizaciones que luchan por la democracia en el hemisferio y en el mundo en general pues saben que su voz es la de millones de venezolanos teniendo un país rico en fuerza laboral y recursos naturales, hoy sufrimos la persecución, el maltrato, la desesperanza, la escasez, la muerte por falta de alimentos e insumos. Su tarea incansable nos esperanza y nos nutre de buenas energías para que desde nuestra trinchera sigamos aportando el granito de arena en esta lucha por liberar a Venezuela.
Los militares como dije tienen el camino libre para cumplir el mandato que les corresponde: defender la soberanía, la institucionalidad y especialmente la seguridad del pueblo venezolano. Si algún soldado de cualquier jerarquía, le da un balazo en la frente a este usurpador del poder quedará junto con nuestros jóvenes Libertadores de la resistencia, como los nuevos próceres de la nueva independencia de Venezuela.
El tiempo y los argumentos del régimen se agotan. Ya no hay iguanas, ni guerras virtuales que justifiquen sus privilegios. Llegó el momento crucial y temo que el desenlace sea violento. Por eso, alerto a la comunidad internacional y ruego que tomen medidas urgentes en salvaguarda de los venezolanos y de la paz regional. Maduro, prepara tus maletas pero no te afanes demasiado que donde vas el equipaje no es necesario.
Desde mi particular cárcel del exilio, como mucho otros expatriados, sigo dando la pelea con lo único que me queda MI PLUMA y MI PALABRA.
José Gregorio Briceño Torrealba
El”Gato”Briceño
Twitter: @josegbricenot
Facebook: José Gregorio Briceño

Davy Sari

Periodista residenciado en Maracaibo y Caracas.

Deja un comentario

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux