#Opinión Columna Verdades Dolorosas: O Votamos Todos O Nos Abstenemos Todos por Ernesto @GarciaMacGregor

¿Cómo es posible que un país moderno, rico y feliz en sus habitantes pueda llegar a este estado de frustración y resignación donde lo básico se ha convertido en lujo? La recreación ha sido totalmente sacrificada. No se puede salir de la casa, los enfermos de mueren de mengua. Se hace un brunch por necesidad no por vanidad. Para disimular el hambre se practica el ayuno místico. Ya no hay protesta en las colas, en los bancos, en las gasolineras… Nos acostumbramos.

La población perdió todo, hasta la esperanza, lo único a lo que nos arraigamos desesperadamente es a la sobrevivencia. Nos han desmontado emocionalmente, nos han despersonalizado y menoscabado la autoestima. Los psicólogos nos recomiendan recurrir a la resiliencia, que es la capacidad que tiene una persona para superar circunstancias traumáticas como la muerte de un ser querido.

Supuestamente todo se hace para favorecer a los pobres, quienes paradójicamente son los más afectados por la situación de catástrofe, sin embargo apoyan al comunismo que los ha destruido. Se trata de la ignorancia en acción con lavado de cerebro permanente. “Con hambre y sin empleo con Chávez me resteo”. “Chávez te lo juro, mi voto es pá Maduro”

La anti política acabó con los partidos, sus dirigentes y la MUD. Lo de tomar las calles, las guarimbas y más muertes no tiene apoyo ni tiempo. La oposición que es mayoría, en vez de luchar contra el gobierno lucha entre si y se suicida entre votar o no votar. El plan del chavismo funciona a la perfección, nos queda escasamente una semana para el desastre total.

Es obvio que dividida, la oposición no tiene el menor chance de ganar. Los abstencionistas no hacen impacto mientras exista un candidato y dan por seguro el triunfo de Maduro. Falcón no cuenta con el tsunami de votos que necesitaría para ganar, ni con la logística para defender su triunfo en las mesas. Y si esto no se entiende y acepta y los demócratas no nos unimos, ganará Maduro y su comunismo.

El chavismo necesita una alta votación para demostrar al mundo que no hay crisis humanitaria. Pero también requiere la competencia de un tonto útil para demostrar que hay democracia. La abstención no es una entrega incondicional, es un acto de rebeldía. Que oiga quien tiene oídos…

 

Davy Sari

Periodista residenciado en Maracaibo y Caracas.

Deja un comentario

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux