#Opinión Recobrar, informar y proteger: Los principios que cercan al régimen de Maduro Por David Morán Bohórquez @MoranDavid

La Procuraduría General de la República emitió un comunicado el 26 de abril en el que aseguró que la Corte de Comercio Internacional (CCI) “desinfló las intenciones especulativas” de ConocoPhillips” porque “el laudo final emitido el día de ayer (por 2,04 MMMUSD) representa una dura lección para la transnacional ConocoPhillips, pues el monto es incluso menor al que ofreciera legítimamente la República Bolivariana de Venezuela hace más de 10 años para saldar un acuerdo justo en los términos de la Ley Orgánica de Hidrocarburos.

No hay nada más letal que ese cóctel de ignorancia con prepotencia” pensé al leer el comunicado.

Y en apenas dos semanas ha sucedido lo que  obviamente iba a suceder: ConocoPhillips ha logrado, por la vía judicial, volver los puertos petroleros del Zulia, Falcón y Anzoátegui refugios de buques petroleros, la paralización de sus actividades en Curacao, Bonaire y San Eustaquio, congelamiento de muchas cuentas de Pdvsa, la relantización de la producción nacional, tanto que al coparse la capacidad de almacenamiento nacional, la producción de petróleo y gas podrían paralizarse tan pronto como el próximo martes, con un terrible impacto en la generación de electricidad, la distribución del agua y el comercio en general. En fin, un terrible y estúpido autoembargo.

 

En todo caso, la dura lección se la está dando ConocoPhillips al régimen de Maduro: “El que no paga, la paga“.

Buscaremos todas las vías legales disponibles para obtener una compensación completa y justa por nuestras inversiones expropiadas en Venezuela”, advirtió ConocoPhillips en un comunicado

Los tres principios en juego

 

No voy a entrar en esta reflexión en detalles de las consecuencias de la acción judicial y comercial de ConocoPhillips contra Pdvsa, sino que quiero poner sobre la mesa tres principios éticos que soportan ésta y otras acciones que previsiblemente activarán empresas, gobiernos y ciudadanos contra el gobierno de Venezuela, considerado ya un estado fallido

El Principio de recobrar, que pretende las acciones judiciales de recuperar lo robado o despojado, en este caso lo determinado por la Corte de Comercio Internacional. La acción de ConocoPhillips a su vez reactivó las acciones de Rusoro Mining que había ganado un arbitraje en el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi) en 2016, por 1,2 MMMUSD, por la confiscación de sus activos de explotación de oro en Venezuela. El Ciadi dictaminó que el el gobierno de Chávez quebrantó el derecho internacional. Venezuela todavía enfrenta 22 casos de arbitraje ante el Ciadi, más que cualquier otro país en el mundo.

¿Es inmoral pretender recuperar el dinero que pusieron en Venezuela y que el gobierno se apropió sin indemnización alguna? Por el contrario. Lo ético es recuperarlo para sus legítimos dueños. Entenderá usted estimado lector, el apoyo que tendrán todos esos esfuerzos internacionales desde los tribunales, accionistas, stakeholders y ciudadanía en general para el recobro.

 

El Principio de informar, para que los actuantes puedan ejercer sus derechos y deberes según el impero de las leyes aplicables, evitando acuerdos opacos, que menoscaben las compensaciones justas, u otros movimientos orientados a eludir las obligaciones.

El Principio de Proteger, a los ciudadanos y empresas de las acciones de los estados fallidos. Este principio quedó claramente invocado por el Vicepresidente de EEUU, Mike Pence, en su discurso ante el Concejo Permanente de la OEA este mes

Dijo Pence “Con cada día, Venezuela se convierte aún más en un estado fallido. Y hacemos bien en recordar que los estados fallidos no conocen fronteras. El colapso de Venezuela ya está afectando a las economías de la región. Está propagando enfermedades infecciosas que una vez fueron erradicadas en nuestro hemisferio. Les está dando a los traficantes de drogas y a las organizaciones criminales  transnacionales nuevas oportunidades para poner en peligro a nuestros pueblos. Y a medida que Venezuela continúe colapsando, las consecuencias se diseminarán por todo el hemisferio, afectando a todos nuestros países. El presidente Trump ha dejado claro que Estados Unidos no va a quedarse mirando mientras Venezuela se derrumba“.

Coincido con la caracterización de Venezuela como estado fallido que ha hecho el gobierno de Estado Unidos. En oportunidades anteriores he escrito sobre ello (ver enlaces al final de este artículo). La comunidad internacional invocó el principio de proteger por estado fallido en el caso de Somalia, pero también por genocidio en Ruanda y por limpieza étnica en Los Balcanes.

En su discurso, Mike Pence solicitó a las naciones del hemisferio a tomar acciones concretas ” Cada nación libre reunida aquí debe tomar medidas más enérgicas para ponerse de pie con el pueblo de Venezuela y enfrentar a sus opresores. Hoy, en nombre del presidente Trump y del pueblo de los Estados Unidos, hago un llamado a sus naciones para que tomen tres acciones concretas: Ha llegado el momento, ante todo, de impedir que los líderes corruptos de Venezuela laven dinero a través de sus sistemas financieros. En segundo lugar, ha llegado el momento de promulgar restricciones de visados que impidan a los líderes de Venezuela entrar a sus países. Y finalmente, hacemos un llamado a todos los países amantes de la libertad en nuestro hemisferio para que cada nación responsabilice a Maduro por la destrucción de la democracia de Venezuela. Este liderazgo, ejemplificado por el Secretario General y por tantos de los líderes aquí reunidos, es esencial para lograr el objetivo de restaurar la democracia para el buen pueblo de Venezuela, y los alentamos, con gran respeto, a considerar estas acciones y a llevarlas a cabo rápidamente“.

Son tres principios que se entralazan y que cercan al régimen de Maduro.

Y ahora vale la pregunta ¿comienza la segunda del noveno?

@morandavid

Davy Sari

Periodista residenciado en Maracaibo y Caracas.

Deja un comentario

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux