#Opinión David Morán Bohórquez: Un pequeño país africano ridiculiza a la “revolución” chavista @MoranDavid

Supongamos que alguien describiera a un pequeño país que proporcionara enseñanza universitaria gratuita para todos sus ciudadanos, transporte para los niños en edad escolar y atención sanitaria gratuita —cirugía cardiaca incluida— para todo el mundo. Cabría sospechar que dicho país fuera fenomenalmente rico o bien que va camino a una crisis fiscal por la vía rápida

El autor de la frase citada es Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía en 2001, en su artículo “El Milagro de Mauricio” publicado en el año 2015, al describir lo que vió y constató en su visita a la República de Mauricio que es un país soberano insular ubicado en el suroeste del océano Índico, a unos 900 kilómetros de Toamasina, ciudad en la costa oriental más cercana de Madagascar y, aproximadamente, a 3.800 kilómetros en dirección suroeste del Cabo Comorin en el extremo sur de la India. Su capital y localidad más poblada es Port Louis.

 

 

Tenemos que el archipiélago de la República de Mauricio está ubicado en el medio de la nada. Tiene una superficie de 2.040 Km², algo más grande que la superficie del Estado Vargas (1.496 Km²) y bastante más pequeña que el Estado Aragua (7.014 Km²). Tiene una población de 1,26 millones de habitantes, equivalentes de las poblaciones de Valencia y Maracay juntas.

Continúa Stiglitz “durante casi treinta años el PIB de Mauricio ha aumentado a un ritmo superior al 5 por ciento anual. A buen seguro que tiene que haber algún «truco». Mauricio debe de ser rico en diamantes, petróleo o alguna otra materia prima valiosa. Sin embargo, lo cierto es que Mauricio no posee recursos naturales explotables (…) el país ha progresado desde el monocultivo basado en el azúcar a una economía diversificada que incluye el turismo, las finanzas, la industria textil y —si los planes actuales fructifican— la tecnología avanzada”.

La población de Mauricio es multiétnica, con varias lenguas y religiones.  Tiene una democracia representativa donde el primer ministro es el jefe del gobierno, y un sistema de múltiples partidos políticos. El poder ejecutivo es ejercido por el gobierno. El poder legislativo es atribución conjunta del gobierno y de la Asamblea Nacional de Mauricio.

Destaco que el sistema de gobierno parlamentario unicameral de Mauricio, inspirado en el modelo británico, tiene una peculiaridad que se introdujo en la Constitución para asegurar que todos los grupos étnicos tuvieran una representación razonable. Esta peculiaridad consiste en que a los sesenta y dos representantes elegidos de manera directa para formar parte de su parlamento, denominado Asamblea Nacional, se le agregan hasta ocho representantes más, conocidos como “mejores perdedores”, seleccionados entre los candidatos derrotados en la elección directa, para asegurar un balance étnico adecuado.

Contrario a la búsqueda de la hegemonía política “revolucionaria” del chavismo, en Mauricio se buscó asegurar la efectiva participación política de las minorías, para asegurar los grandes consensos de política sobre el desarrollo social y económico.

Asegurada la legitimidad representativa La República de Mauricio ha podido en paz acometer el desarrollo social y económico de sus nación, fundando una economía de mercados abiertos, con facilidades para la inversión y la exportación. Como dato notable tenemos que hoy el 87 por ciento de los habitantes de Mauricio son propietarios de su vivienda. Mauricio no tiene banco central, su moneda oficial es la rupia india.

La Venezuela chavista es Oiciruam (Mauricio al revés)

El año 2018 podría terminar con más del 92% de la población venezolana en la pobreza. Un verdadero y horrendo holocausto social en al país que posee las “reservas petroleras más grandes del mundo”. La economía venezolana se ha contraído a la mitad en apenas 6 años, se han perdido dos generaciones de inversiones, esfuerzos innovativos y empresariales. Su descapitalización social es terrible, cuando más de millón y medio de venezolanos preparados y sus familas han buscado refugio en otros países. La hiperinflación alcanzó el 24.000% anualizada en mayo. La escasez de medicinas y alimentos ronda el 80% permanentemente. Los apagones son frecuentes, así como el racionamiento del agua , gas doméstico y divisas.

En Mauricio sin recursos naturales, basaron su desarrollo en las capacidades de la gente, nacional y extranjera, creando mercados competitivos. Sin socialismo. En “Oiciruam”, con abundantes recursos naturales, incluyendo petróleo, el saqueo socialista trajo la ruina social y económica, al destruir los mercados, y las libertades políticas y económicas de las personas.

En Mauricio no hay control de cambios y las inversiones extranjeras les llegan con facilidad. En Venezuela, las inversiones extranjeras y nacionales huyen de la depredación socialista.

 

 

Con un solo indicador, en este caso usamos el PIB per Cápita, como medida de riqueza, comparamos el progreso versus el desastre socialista en un país petrolero

 

 

En el año 2010, en pleno boom de altos precios petroleros, el PIB per Cápita de Vanezuela era ligeramente superior al de Mauricio. Para 2020, según cálculos del Fondo Monetario Internacioal, el PIB per Cápita de Mauricio será de 21,897 dólares PPP constantes de 2011, mientras que el de la Venezuela socialista continuará cayendo hasta 8.328, la mitad que el de diez años antes.

Aunque doloroso para nosotros, el desarrollo de la pequeña República de Mauricio deja en ridículo la prepotencia retórica del socialismo chavista de “país potencia

El socialismo es SAQUEO, miseria y destrucción. La miseria de Venezuela es un ejemplo en vivo.

 

Davy Sari

Periodista residenciado en Maracaibo y Caracas.

Deja un comentario

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux