#Opinión El Gato Briceño @JoseGBricenot: “Buchúos y Despreciados”, Vergüenza de la Patria

Ser militar debe constituir un honor y quiénes luego de haber prestado su servicio militar desean continuar en ese camino, sea porque es un espacio en donde se puede desarrollar como un profesional, o sea en las clases más pobres a lo mejor ven el espacio y lugar donde tener cubiertas las necesidades básicas y poder llegar a tener un futuro más seguro. En todo caso y según la percepción del resto de los ciudadanos, los militares tienen más deberes qué derechos, si sabemos que el más alto deber es proteger a la ciudadanía de cualquier agresión e invasión extranjera y el deber de mantener, junto con las policías y cada fuerza en su espacio, el orden dentro del país. Ni hablar del deber de salvaguardar nuestra riqueza natural y la integridad física de nuestra gente como primer valor preciado. Los militares de nuestra patria a pesar de que su prestigio siempre ha estado un poco horadado, habían mantenido en general la postura de la defensa de la patria; De hecho ya por el año 1967 defendieron la patria del intento de invasión de nuestros neo colonizadores, los Castro, en lo que fue denominado el desembarco de Machurucuto. Allí fueron capturados algunos y abatidos otros, entre ellos algunos guerrilleros venezolanos (por cierto uno de ellos sobrevivió y fue diputado halagado por el difunto Galáctico) vende patria, cómplices de esta maniobra. Es decir, para entonces estos seudo revolucionarios ya anhelaban ser sometidos y gobernados por los chulos del Caribe.
Hoy en día la gran mayoría son vulgares piratas cuidando un botín y lambucios buscando siempre algún otro chance de dinero fácil para caerle y enriquecerse con él. Que se puede esperar de quienes siguen con fervor y ceguera las órdenes del capo del Cartel de los Soles, Diosdado Cabello, ¿A cuenta de que ? De que es un “tenientico” retirado, frustrado porque no logro ascender. Da pena su ejemplo a seguir. Los han ubicado en todas las posiciones posibles dentro del gobierno desde hace casi 20 años y toda tarea que les han asignado ha fracasado: Salud, Alimentación, Infraestructura, Finanzas. La ambición sobrepasa su posible eficiencia y solo actúan buscando el provecho propio, olvidando por completo el servicio al pueblo. Empezando por la tarea de proteger al pueblo, a la patria, de alguna invasión de otro país, ni imaginarse que un militar venezolano pudiera aceptar recibir órdenes de militares de otro país y mucho menos aceptar que manejen nuestras instituciones de identificación, nuestras instituciones entre muchas posiciones que el narco gobierno les ha entregado sin ninguna restricción. Y repetidamente han bajado la cabeza y han atendido a esas órdenes mancilladoras de su estirpe de soldados realmente hijos del Padre Bolívar, auténticos bolivarianos,  !Qué vergüenza!
En el pasado siempre se celebró el 5 de julio, como la firma del acta de independencia de Venezuela, cuando el Congreso anunció su separación oficial de la corona española en 1811, pero ahora no hay ningún motivo de celebración, cuando la patria fue entregada como una vulgar provincia a Cuba por Hugo Chávez Frías y con la anuencia de la cúpula militar. 
Pero la desgracia de los Venezolanos fue haber elegido como presidente en el 2013, a un individuo de otra nacionalidad, prohibido incluso por la Constitución Nacional. El secuestro de todas las instituciones lo permitió, el usurpador es Colombiano y fue acogido con su familia desplazada en la década del 60 del siglo pasado, producto del conflicto armado y el tema del narcotráfico que vivía la hermana patria. 
Hoy el ex país llamado Venezuela, saqueado, destrozado, sin petróleo, sin alimentos, sin dólares, los hospitales convertidos en campos de concentración, vemos como una de las instituciones que fueron ejemplos formidables de honorables hombres, con grandes valores como la Academia Militar, han llegado a pisotearla esté grupo de malhechores que gobierna la provincia de Venezuela, al ascender a grado de general al coronel Bladimir Humberto Lugo Armas, que es el representante de los más degradantes antivalores de una sociedad, que sus grandes logros son, agresiones a las mujeres, golpear a diputados, brutal agresiones de la prensa independiente, ser leal a los capos del cartel del sol, destacado en corrupción, mercenario, torturador y delincuente.
Cuando Venezuela fue una república independiente, Libre, los ascensos se hacían tomando en cuenta el perfil, los méritos profesionales, tenían que ser los primeros en los grupos comandos. En esta oportunidad les hicieron firmar un acuerdo de lealtad, para poder optar por el ascenso en su ridícula idea de que una firma es garantía de ella y aún así, los tienen completamente vigilados pues saben que los conspiradores, los libertarios, también firmaron. Les aumentaron los sueldos a los oficiales de una forma que evidentemente es un soborno y diferenciación odiosa: Un coronel del Ejército pudiera llegar a percibir hasta 240 millones 678 mil bolívares (o unos US$ 65), mientras que un profesor o un médico recibe 6 millones (1 dólar). Esta situación pone en evidencia que el gobierno está colgado de los manos de los pocos militares que aún lo mantienen en el poder y genera aún más enfrentamiento con el resto de la sociedad, además del poco respeto que ya se tenía por ellos por su indolencia, su ubicación del lado equivocado del deber.
Y lo insólito de todo esto es que el capo mayor Fidel Castro, el jefe invasor, siempre buscando a quien chulearse, ya en 1981 acusó en más de una oportunidad a Venezuela de ser expansionista y que el territorio en reclamación (el Esequibo) no nos pertenecía, o sea, la pérdida de 155.000 kilómetros cuadrados con riquezas naturales inmensas. No tengo lugar a dudas que fue entregado por orden de los capos cubanos. En ese momento su interés era enfrentar a Gran Bretaña y congraciarse con el entonces primer ministro guyanes. El silencio cómplice de Chávez y de su heredero Nicolás el impostor ante este robo de nuestro territorio y sus riquezas, confirma aquella defensa hecha por su mentor Fidel muchos años antes. No nos extrañaría que hayan hecho algún acuerdo con Guyana a cambio de riqueza extraída de esas tierras venezolanas.
Me pregunto, ¿Dónde está el nacionalismo de los militares Venezolanos? ¿Dónde está lo “antiimperialista”? ¿De Qué independencia hablamos? ¿Esa exhibición en desfile militar de armamentos para qué?
Anonadado ante tanta indiferencia con la defensa de nuestra patria, sigo creyendo que habrá algún grupo militar que de la cara por nosotros y tendrán el respaldo y la fuerza de millones de hermanos que anhelamos verla libre.
Continúo con la fe intacta y dando la pelea con lo único que me queda MI PLUMA Y MI PALABRA
José Gregorio Briceño Torrealba
“El Gato” Briceño 
Twitter:@josegbricenot 
Instagram::@josegbricenot 
Facebook: José Gregorio Briceño
Ex-alcalde, Constituyentista, ex-diputado AN, y ex-gobernador del Estado Monagas. Luchador incansable por el rescate de la democracia en mi patria VENEZUELA.

Davy Sari

Periodista residenciado en Maracaibo y Caracas.

Deja un comentario

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux