#Opinión @BladimirDiaz Borges: Venezuela y Cuba, donde morir de hambre no es una elección…es en pro de la Revolución

La moderna demagogia encarnada en los socialismos bonitos de los siglos XX y XXI se plantea en un espectro laxo a ojos de la galería. Alcanzando aspectos folclóricos y floridos. Frente a aquellos donde en pleno escenario de guerras y conflictos ofrecían y ofrecen  un mundo sin dolor. Sus resultados las dos grandes guerras, con estallido o burbuja de Wall Street. El asentamiento del crimen organizado y la Guerra Fría. Como grueso de una serie interminable de guerra de guerrillas universal que en buena medida  ya nos envuelve en todo y a todos.

Ahora la guerra es de tercera generación. Conjugando un grupo de filosofías que a usanza de la vieja demagogia, las nuevas tiranías se visten de colores y sabores de cada región dentro de un esquema  global. Hoy sus mayores víctimas son los grupos más sensibles de la sociedad: Niños, mujeres y ancianos.

Como resultado los niños son arrebatados del regazo paterno, las mujeres empujadas a ir contra natura y los ancianos entregados al olvido, a la sed de todo tipo de hienas sociales, depredadores, en muchos casos silentes o protegidos del sistema a la sombra, como los barones de la droga y/o los coyotes.

La moderna demagogia ofrece hacer transgénero a la humanidad entera, sin aclararles los riesgos y consecuencia en lo personal, individual y social. Los costos y costes van desde la ingesta de por vida de medicamentos anti rechazo a   los cargados como mayores cargas impositivas. Más y más impuestos. Todos sabemos que histórica y antropológicamente cargas mayores del 10 por ciento para el mantenimiento de la administración de cualquier ente, son injustas y malvadas.

A nadie se le dice que un niño fuera del recinto familiar tiene una mayor  posibilidad de ser una carga impositiva de cien mil o más dólares al año, al entrar en una cárcel. Sí. Así tal cual se escucha y lee. Mientras que ellos mismo niegan el derecho al estudio con maestros mal pagados u otorgando subsidios arrancados por sendos impuestos a la sociedad para ser canalizados por medio de los denominados derechos grupales o  colectivos que es la moderna versión de cercenar los derechos individuales.

Todo ello basado en una lógica simple y muy muy perversa: aniquilar al individuo, cuna de la libertad. Para gobernar eternamente aupando derechos colectivos y difusos.

Aterrador el panorama. Los grandes visionarios han quedado cortos. Solo de pensar que te persigan por ser un individuo que no quiere ser conducido como un borrego entre grupos sin conciencia. Niños que se les arrebatan sus derechos para decirles que pueden ser algo contra natura, porque eso es natural. Díganme si no es el infierno en la tierra. Dicen apartarte del dolor sometiéndote a una carga de dolor tal que te empujan a consumir opio y/o enajenarte, tal como sucede en Venezuela, Cuba, entre otras, donde morir de hambre no es una elección… es en pro de la Revolución

Bladimir Díaz Borges

@bladimirdiaz

Davy Sari

Periodista residenciado en Maracaibo y Caracas.

Deja un comentario

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux