Cuñado de Henry Ramos Allup es investigado por Corte Federal de EE.UU.

Una serie de contratos de compra-venta de productos petroleros de Pdvsa que fueron distribuidos a compradores en Estados Unidos, a través de los cual se habrían cometido presuntas irregularidades, están siendo objeto de examinación en una corte federal de Estados Unidos, indicaron documentos y fuentes familiarizadas con los casos.

Una acción legal interpuesta ante la corte del Distrito Sur de West Virginia, puso de relieve contratos de suministros petroleros de Pdvsa que habrían sido desviados ilegalmente a su destino original en Estados Unidos, causando aparentemente cuantiosas pérdidas, según informó el periodista Casto Ocando.

Varios de los casos relacionados a esta acción legal están siendo procesados también por la fiscalía del Distrito Sur de Nueva York, que lleva numerosos casos relacionados con Pdvsa y Venezuela, ya que implica un importante conglomerado energético que mantiene operaciones en puertos neoyorquinos.

Un expediente del caso de estos contratos también forma parte de una investigación penal en Venezuela por presuntos daños y perjuicios a Pdvsa, y de una disputa de arbitraje en Suiza, revelaron los documentos.

La corte federal ordenó a la firma Castleton Commodities International LLC (CCI), con sede en West Virginia, entregar comunicaciones y documentos recibidos e intercambiados, incluyendo correos electrónicos, entre sus ejecutivos y los accionistas de la empresa de trading energética Elemento, que es o ha sido propiedad de los inversionistas venezolanos Francisco D’Agostino, Oswaldo Cisneros y Alessandro Bazzoni. La demanda fue introducida por las firmas SPS Ltd y Chemplast Steel Industries Metals Ltd (Chemplast),

La petición de “subpoena” (citación) de documentos y comunicaciones, así como el “desposition” (interrogatorio) fue aprobada por la corte federal del Distrito Sur de West Virginia el pasado 24 de agosto, contra CCI. La decisión, que debía llevarse a cabo el próximo 13 de Septiembre en Charleston, West Virginia, fue apelada por CCI. El tribunal aún no ha emitido una repuesta a la apelación.

Aunque la acción legal es de carácter civil, no implica todavía un juicio con jurado. Los documentos de la corte indicaron que la petición de SPS y Chemplast tienen por objeto alimentar un proceso de arbitraje que las firmas llevan adelante en Suiza contra Elemento. También indica que los documentos obtenidos de la citación a CCI serán consignados a la fiscalía de Venezuela.

Según la aplicación de la corte del distrito Sur de West Virginia, los abogados de SPS y Chemplast buscan establecer la supuesta participación de Castleton Commodities en el presunto desvío de productos petroleros de Pdvsa consignados a la empresa Elemento, a través de contratos firmados con SPS y Chemplast.

El litigio se inició luego que Elemento incumpliera compromisos de pagos a SPS y Chemplast por envíos de productos petroleros que ya habían sido despachados, por valor superior a los $7 millones. Tanto SPS como Chemplast mantienen convenios de suministro con la estatal petrolera venezolana, y establecieron un acuerdo con Elemento para la colocación de los productos petroleros en el mercado norteamericano, a través de CCI.

Aunque el crudo llegó a territorio norteamericano, lo hizo en un puerto distinto al que se suponía que debía llegar, alega la parte demandante. Las cargas fueron enviadas a través de los tanqueros NS Point y Dukhan en diversas fechas de 2017, y el destino declarado fue el puerto de Port Arthur, en Texas. Sin embargo, registros navieros muestran que lo buques petroleros realmente entregaron la carga en el puerto de Nueva York, donde CCI tiene oficinas. Existe una diferencia en el costo del flete entre desambarcar crudo en Texas y hacerlo en Nueva York, estimada en unos $700,000 por cargamento, según expertos.

De acuerdo a las alegaciones de SPS y Chemplast, los documentos de estas operaciones habrían sido “forjados”.

Documentos bajo “subpoena”

La petición presentada en la corte federal de West Virginia abarca documentos relativos a los acuerdos de Compra y Venta llevado a cabo en 2017 entre Chemplast, SPS y Elemento. La solicitud presentada por Chemplast y SPS al conglomerado energético CCI tiene el objetivo de reunir “evidencia relacionada al rol de CCI en posibles actos ilegales cometidos por Elementos y/u otros, que podrían incluir el desvío de cargamentos dentro del acuerdo de compra, y la consignación de documentos fraudulentos de carga, entre otras acciones”, indicó el documento de la corte de West Virginia.

Chemplast y SPS indicaron en la petición que la documentación exigida a CCI será usada en el proceso de arbitraje actualmente seguido por ambas firmas en Suiza, que investiga si la empresa Elemento violó los términos del acuerdo con Chemplast y SPS.

“Elemento operó frecuentemente bajo el nombre de CCI durante el desempeño de sus obligaciones dentro del contrato de compra, e incluyó a CCI en discusiones relativas al desempeño de Elemento en relación al contrato de compra”, detalló el documento al justificar la solicitud a CCI de sus comunicaciones con Elemento.

La versión de SPS y Chemplast es contestada por CCI y las personas que han sido vinculadas con Elemento. En un documento firmado por el abogado de la firma, Michael C. Keats, CCI negó cualquier participación en el contrato entre Chemplast, SPS y Elemento, y en el presunto desvío de cargas o forjamiento de documentos.

“CCI no es parte del contrato que forma la base de esta presunta disputa”, indicó Keats. Por lo tanto, acotó el abogado, “CCI no jugó ningún papel en los presuntos incumplimientos contractuales por parte de Elemento”.

Keats argumentó que considera el reclamo de Chemplast y SPS contra CCI como “frívolo”, ya que para llegar a un acuerdo contractual con Elemento, debieron realizar su propias investigaciones acerca de la confiabilidad de Elemento, y “ejercer su propio juicio independiente de negocios”.

Por su lado, Francisco D’Agostino se distanció de los señalamientos aduciendo que actualmente no tiene vínculos con Elemento. “Quiero aclararle que hoy en día no soy accionista, director ni ejecutivo de la empresa Elemento como tampoco soy parte de ninguna demanda en mi contra”, declaró en un correo electrónico enviado a Casto Ocando.

VerticeContents no pudo obtener la versión de Oswaldo Cisneros ni de Alessandro Bazzoni, también mencionados en la acción judicial en la corte de West Virginia. Correos electrónicos enviados a Cisneros y Bazzoni no han sido respondidos hasta ahora.

Chemplast y SPS indicaron que los documentos requeridos a CCI son necesarios para responder a una investigación criminal que tiene lugar en Venezuela sobre el presunto desvío de cargamentos de crudo de Pdvsa que fueron despachados a puertos de Estados Unidos. Ambas empresas demandantes mantienen un litigio con Elemento y sus accionistas por falta de pago de estos envíos de crudo.

La acción legal está liderada por el ex senador Carte Goodwin, un prominente abogado que tiene vínculos familiares con el juez federal Joseph Robert Goodwin, actualmente asignado a la corte federal del Distrito Sur de West Virginia.

Secuencia de hechos

De acuerdo al documento, los demandantes firmaron un acuerdo de venta de crudo y productos petroleros con la firma CCI, de West Virginia, en octubre de 2017, y su “representante exclusivo” en Venezuela, la firma de trading Elemento.

La transacción de crudo se llevó a cabo y los demandantes accedieron a suministrar el crudo, que iba a ser entregado en “un puerto específico en los Estados Unidos”.

Sin embargo, alegaron los demandantes en el documento introducido en la corte federal de West Virginia, “Elemento –con el conocimiento y la asistencia de CCI- repetida y equivocadamente desviaron ciertos cargamentos de petróleo venezolano provisto por los demandantes, en acuerdo con el Contrato de Compra”.

Adicionalmente, indicaron las alegaciones, “Elemento presentó documentos forjados a Petróleos de Venezuela S.A. (Pdvsa), la empresa estatal venezolana de petróleo y gas natural, en un esfuerzo por esconder el verdadero destino de los cargamentos”.

Los documentos forjados, alegaron los demandantes, mostraron falsamente que “Elemento había entregado los cargamentos en el destino apropiado y acordado en el contrato”.

Mientras realizó estas transacciones, aseguraron los demandantes, Elemento trabajó en coordinación con CCI. Presuntamente, indicó el documento, tanto Elemento como CCI se beneficiaron “inapropiadamente” de estas operaciones de desvío de crudo de Pdvsa. Elemento nunca pagó el crudo que estaba desviando, con un valor superior a los $7.4 millones, alegaron los demandantes.

De acuerdo a fuentes gubernamentales consultadas, el litigio está siendo observado de cerca por organismos federales que procesan casos relacionados a Pdvsa, para tener acceso a documentos que podrían ser sensibles tanto de las empresas demandadas como de los demandantes.

Fuente: Casto Ocando

Deja un comentario

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux