#Reportaje ¿Habrá un fin para la miseria de Venezuela?

Los venezolanos se preparan para una Navidad difícil, lo peor de los últimos tiempos. Las familias de clase media con las que he hablado en Barquisimeto, la cuarta ciudad más grande de Venezuela, no pueden costear ni los ingredientes más básicos para su tradicional comida navideña: ensalada de carne de cerdo, hallaca, jamón y papa. Estas son familias que, en los años 90, eran dueños de dos autos, compraron segundas casas, estudiaron en el extranjero y viajaron regularmente a los Andes o la costa. Disfrutaron de un nivel de vida muy parecido al de la clase media británica, pero ahora sus salarios y pensiones ni siquiera se estirarán para cubrir un mercado semanal. El venezolano promedio perdió 11kg de peso solo el año pasado. Mis conocidos venezolanos que viven aquí en el Reino Unido están cada vez más preocupados por las imágenes que ven en las redes sociales de amigos en casa, muchos de los cuales son irreconocibles.

Joanna Rossiter – The Spectator / Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Cuando Hugo Chávez fue elegido democráticamente en 1998, heredó una nación rica en petróleo con reservas más grandes que incluso Arabia Saudita. Chávez causó una buena primera impresión a los votantes venezolanos al reinvertir los ingresos del petróleo en programas de asistencia social y becas para los más pobres. Las familias de clase media con las que hablé atribuyen su propio ascenso de la pobreza a la estabilidad a estas becas y a las oportunidades de empleo que generaron.

Pero la buena voluntad hacia el gobierno de Chávez no duró. Cuando Nicolás Maduro se hizo cargo después de la muerte de Chávez en abril de 2013, la economía estaba en crisis; Las empresas habían sido nacionalizadas y el sistema judicial y la policía estaban bajo el control del gobierno. Los precios del petróleo se desplomaron y, en agosto de este año, la tasa de inflación anual había alcanzado el 40,000 por ciento. La situación se volvió tan mala que el gobierno eliminó cinco ceros de la moneda y lanzó una nueva. Lo peor de todo es que los venezolanos no tienen medios para sacar a Maduro del poder: el año pasado celebró lo que fue castigado ampliamente como una elección de espectáculo para establecer su recién formada Asamblea Nacional Constituyente, a la que solo se nombraron cabilderos que apoyan a Maduro.

¿Y ahora qué para Venezuela? ¿Podría Maduro ser depuesto alguna vez? Algunos venezolanos están depositando sus esperanzas en el nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quien calificó al régimen de Maduro de “asesino y despreciable” durante su campaña electoral y se comprometió a “hacer todo lo posible para que el gobierno sea depuesto”. Pero ahora que Bolsonaro está en el cargo, ¿consideraría seriamente intervenir y tendría algún aliado internacional si lo hiciera?

Donald Trump habló públicamente el año pasado sobre su deseo de ver el fin del régimen de Maduro. Sus comentarios fueron en gran parte rechazados en su momento como una farsa populista. Y, sin embargo, el New York Times informó en septiembre que la Casa Blanca se había reunido con oficiales militares venezolanos para discutir cómo podría restablecerse la democracia.

Independientemente de si hay algo de credibilidad en esta conspiración, es difícil imaginar que EEUU o Brasil inicien una intervención militar directa: EEUU tiene un historial de injerencias políticas en América del Sur que no se ha olvidado en el extranjero y es poco probable que Brasil quiera lanzar un intento de deponer a Maduro por su cuenta. Incluso si se iniciara un golpe respaldado por EEUU / Brasil, no habría ninguna garantía de éxito: el propio Hugo Chávez casi fue eliminado por un golpe militar interno en 2002, pero regresó al poder tres días después. ¿Y quién puede decir que los oficiales militares que reemplazan a Maduro serán menos corruptos?

La economía de Venezuela ahora ha alcanzado el mismo punto de crisis que Zimbabwe bajo Mugabe. La pregunta ahora es si el interés político por la intervención será mayor en el caso de Maduro que en el caso de Mugabe, quien se quedó en gran medida a pesar del caos económico que infligió a su pueblo. El mayor temor que tienen los venezolanos es que, al igual que con Zimbabwe, la comunidad internacional continuará observando desde la distancia mientras su país amado y una vez próspero sufre una muerte prolongada.

Davy Sari

Periodista residenciado en Maracaibo y Caracas.

Deja un comentario

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux