#Entrevista “La oposición tiene fuerza para ir a una negociación”: Afirma @LuisVicenteLeon

En la mirada de Luis Vicente León, presidente de Datanálisis y economista, Venezuela avanza en una crisis histórica con una hiperinflación que no se detiene. Describe, como muchos sienten, un país “deprimido y desinvertido”.

León dice que una negociación no pasa solo por Nicolás Maduro y Juan Guaidó, “es con el sector militar, Estados Unidos, Rusia, China, Cuba, la oposición y militares”. También indicó que si la oposición  tiene a buena parte de la comunidad internacional, Maduro tiene aliados importantes  “que le pueden dar bombonas de oxígeno”:   Turquía, India, China, Rusia, Irán, y México.

—¿Cuántas pérdidas deja el apagón eléctrico a Venezuela?

—La pérdida económica va a sumar probablemente cerca de mil millones de dólares entre las pérdidas privadas y la necesidad de reestructuración y reparación, más lo que se perdió en material, equipos, saqueos, y lo que va a requerir o se ha  requerido para rescatar los temas de infraestructura (…), en particular ha afectado la vida económica de muchas empresas medianas y pequeñas que ya tenían una afectación (…) y vamos a tener a empresarios que no se recuperan de los saqueos, de las pérdidas, o que ya no tienen capacidad para sostenerse en las próximas dos o tres semanas sin flujo de caja en una hiperinflación que no para.

Luego tenemos las pérdidas vinculadas al tema social, la gente queda marcada por la angustia, eso te obliga a cuidarte, en el caso de los edificios o casas, a la reinversión en plantas eléctricas, pozos de agua, que te hacen ver un país primitivo que requiere autoprotección.

—¿Y el impacto político?

— El Gobierno sale mal parado de estas cosas, no hay forma de que la gente no vincule al gobierno con el problema (…). No creo que haya forma que salgan ilesos (…), pero a la vez esto deteriora  la vida de la población y a corto plazo, probablemente no lo veamos, porque estamos en medio de una luna de miel entre la población y Guaidó, la población y la oposición, el tiempo tampoco es beneficioso, pero si tú sigues en un proceso de deterioro como el que tenemos y ese no viene acompañado por un cambio político, entonces se puede empezar a generar frustraciones relevantes en la masa que empieza a sentir que está sacrificando sin resultados relevantes y que al final puede empezar a reducir los niveles de conexión, ese es el riesgo para la oposición(…).

Y el Gobierno juega con el tiempo a su favor, porque ve que el tiempo es el riesgo de conexión opositora, pero no se da cuenta, creo yo, que el tiempo también juega en su contra, porque puede rescatar la electricidad y el agua, pero no resuelve la situación del país, y luego irá a un proceso indispensable de racionamiento eléctrico (…) Eso está cantado porque ese sistema ya estaba enfermo y el racionamiento ya existía, solo que los caraqueños no lo habíamos padecido.

—¿El racionamiento de luz llegará  a Caracas?

—Probablemente lo intentarán  evitar o retrasar porque Caracas está muy sensible, pero yo creo que no tienen la forma de evitarlo (…) creo que iremos hacia allá y es racional que lo hagan, claro, es luego de que no invertiste o de que se hayan robado los reales, pero ya una vez que estás en esta situación es racional que busques ahorro energético y pidas concienciación en el uso de la electricidad, es normal, pero desde luego el tiempo juega en contra de Maduro, ese racionamiento no va a resolver el aislamiento,  su incapacidad para poder pagar, comprar repuesto en el mundo cómodamente, eso complica el escenario.

—¿Esta situación a qué obliga al Gobierno?

— Un gobierno racional estaría en este momento buscando  un mecanismo de negociación política para reducir lo que está causando que es un impacto terrible sobre su país (…). Ahora nada de eso va a ocurrir, ni el Gobierno va a buscar un proceso de cambio ni va a permitir un proceso abierto de negociación (…). Primero va a intentar sostener la unidad militar (…) y también hará esfuerzos para parapetar la infraestructura, va a presentarse como un héroe después que levantó la luz y el agua después de un saboteo.

—¿La crisis venezolana está entrando en qué etapa?

—Tenemos un país deprimido y desinvertido (…), entramos en una segunda dimensión, la crisis de hoy es culpa estricta del modelo y del gobierno (…). Estamos en una etapa diferente de la crisis, el enfermo que estaba muy enfermo le acaban de quitar una bomba de oxígeno y lo sacaron de la terapia intensiva y lo dejaron en la calle tirado, y eso amplifica sus riesgos y  lo pone en una situación muy precaria.

(…) Se incorpora en la ecuación el tema del aislamiento y de las sanciones, el embargo de facto de la actividad petrolera venezolana utilizada por la comunidad internacional, más por Estados Unidos (…) esas sanciones aplicadas tienen un impacto severo en el desenvolvimiento del país, generan complicación en el flujo de caja, en enfrentar los temas de infraestructura, el aplicante de las sanciones diría que es una responsabilidad del gobierno y el gobierno responsabilizará  a las sanciones.

La pregunta no es si estas sanciones en esta nueva dimensión te van a llevar al colapso, no, ya sabemos que los próximos meses serán peor que lo que hemos pasado, la gran duda es si eso produce el cambio de gobierno o si por el contrario en Venezuela  puede ocurrir lo que pasó en Cuba, Siria, Corea del Norte, donde en realidad el tema empeoró sin resolver el problema político y sin sacar al gobierno (…).

—Rusos, chinos, ecuatorianos han orientado al Gobierno en materia económica, ¿pero ni a ellos les toman en cuenta?

—Más allá de Ecuador que es otra historia, Turquía y los demás (Rusia y China) forman parte de los aliados de Maduro, son países que han dicho que prácticamente lo que se está haciendo es una guerra contra ellos, son los aliados que además han sido sometidos en el pasado a sanciones por Estados Unidos, que son los enemigos comerciales de Estados Unidos, ellos están ayudando, no serán países que estén dispuestos a defender a Maduro en una guerra, pero sí están dispuestos a oxigenarlo para  que no lo saquen  del poder, porque ellos rechazan las estrategias de sanciones (…) y es allí por donde Maduro buscará reorientar su mercado, es la ruta que siguió Irán, Siria, Zimbabue, y han logrado sostenerse a pesar del tiempo.

—El Grupo de contacto de la UE ha dado hasta mayo para una negociación…

—(…) Es injusto tratar de comparar  las negociaciones que hubo en el pasado con las que puede haber en el futuro y que tiene que haber. Hoy hay un elemento importante y es que la oposición tiene un apoyo internacional que no tenía antes (…) Estamos hablando de una oposición más fuerte que se sentaría con una fuerza superior, y ese es el problema, porque la oposición tiene tanto incremento en su poder de negociación, que cree que no necesita negociar para ganar, cree que puede pulverizar a Maduro, plantear un conflicto existencial y sacarlo del juego sin necesidad de sentarse, eso es un error, y lo digo porque si bien es cierto que esa oposición es más fuerte, sí es verdad que tiene gran capacidad de negociación frente al Gobierno, es falso plantear la idea, en mi opinión, peregrina, de que no va a tener que negociar y ganar.

Resulta  que para que el Gobierno en realidad estuviera en aprietos y estuviera fuera de juego, sin hablar de intervenciones militares extranjeras, debe romperse la unidad militar, para que tú puedas lograr una ruptura militar tendrías que negociar  con el sector militar, la negociación no se da solo Maduro-Guaidó, es con la comunidad  internacional, es de Estados Unidos y China, Rusia, Cuba, entre la oposición y militares, Estados Unidos y militares (…).

 

Fuente Diario Panorama

Davy Sari

Periodista residenciado en Maracaibo y Caracas.

Deja un comentario

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux