Robert Alvarado: Venezuela en una flatulencia social

“No solamente es ciega la fortuna, sino que de ordinario vuelve también ciegos a aquellos a quienes acaricia”. Cicerón

En medio del colapso de los servicios públicos y la lucha diaria del venezolano de a pie para sobrevivir, el gobierno usurpador profundiza su arremetida contra el Presidente Encargado de la República, Juan Guaidó, acusándolo de ser unos de las cabezas principales de los ataques al sistema eléctrico nacional, mejor dicho, de los apagones masivos que vive el país, proyectando en él, en Guaidó, una responsabilidad que no pueden eludir.

Inmersos en esta crisis desgarradora me hago eco de lo dicho por Juan Guaidó: “Hay que armar “un peo” en toda Venezuela cada vez que se vaya la luz. Ya basta que se burlen de los venezolanos” (https://www.youtube.com/watch?v=_7L9-IryWeY), a ese llamado precedió el pase de factura anunciado por el Contralor General ilegítimo, Elvis Amoroso, la irrita inhabilitación para el ejercicio de cualquier cargo público por quince años, supuestamente por ocultar y falsear datos en su declaración jurada de patrimonio, endilgándole además recibir dinero, gastos exagerados y excesivos en un funcionario público, reflejando inconscientemente circunstancias fácilmente atribuibles a él, a Amoroso, en razón de la vida dispendiosa de su frustrado hijo rapero.

Inmorales o cínicos es poco decirles, Amoroso olvida que integra un arreo de camaradas que se han enriquecido indebidamente, destacando los enchufados del gobierno, pero como dice el refrán: entre bomberos no se pisan la mangueras, más que eso son ramalazos del torbellino totalitario que amenaza con seguir fregando la vida no sólo a Guaidó sino también a todos los venezolanos. De allí el llamado de Guaidó a propósito de los apagones, invitándonos a formar tremendo PEO, una palabra que dicha así adquiere su real connotación nauseabunda para ponerle un parao al régimen de Nicolás Maduro.

La narcodictadura que anda cual “quítame esta paja”, ripostó el PEO con el allanamiento de la inmunidad parlamentaria a Juan Guaidó. ¡Qué angustia! ¡Qué nervios! Diría el inolvidable Papaito Candal. Todo una oda, más que a la intolerancia, al temor de verse desplazados del poder, utilizan el miedo o terror como elemento intimidatorio, con esa acción nos dicen, le vamos a defenestrar a su lidercillo, mayor razón para armar el PEO, para demostrar que a pesar de la oficialización del malandraje de los colectivos aquí nadie se rinde, aquí nadie se echa pa´ tras, en ese sentido, bien hecho por Guaidó al mostrarse firme en su propósito de radicalizar las acciones para que cese la usurpación, con todo y que nos han querido meter una cabra con eso de que ahora las elección libres serían primero que el cese de la usurpación.

Esa flatulencia tiene a Miraflores con mal olor en el ambiente, dejando en los pasillos algo que en el argot llanero se interpreta como susto, espontáneamente cualquier llanero diría “están como palo gallinero” luego que Guaidó sutilmente asomó la posibilidad de activar una prerrogativa constitucional: “El 187 es una opción constitucional, pero no se puede aprobar al aire, porque no queremos una invasión rusa, tenemos que ser específico, es decir, tantas personas, para esto y esto y chao, ustedes saben que estamos construyendo capacidades”, (https://www.youtube.com/watch?v=Lza8Qp4qCyE).

El llanero también usa un dicho lapidario, “siembra vientos y cosecharás tempestades”, es lo que le está pasando a la narcodictadura con “La Bicha”, la Carta Magna que ellos mismo hicieron, hoy es cuchillo para su propia garganta, el 187 pende sobre ellos como una guillotina, el mismo vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, desde Houston le tomó la palabra a Guaidó, anunció que su país sancionará a 34 embarcaciones vinculadas con la petrolera estatal venezolana (Pdvsa), que transportaban crudo a Cuba. Algo que en La Habana no cayó nada bien, Pence fue claro: “El petróleo de Venezuela le pertenece al pueblo venezolano” (https://www.youtube.com/watch?v=U4Q3iUSg1-8), dejando entrever que los poderosos de Cuba son unas sanguijuelas que usan el petróleo venezolano para provecho propio, ni siquiera del pueblo que han sometido a una cruenta dictadura por más de 60 años.

Esta flatulencia venezolana sonó fuerte, se escuchó en el Consejo de Seguridad de la ONU que se reunirá el miércoles 09 de abril de 2019 (https://bit.ly/2WQ3l6K), a petición de Estados Unidos para discutir el empeoramiento de la situación política y económica venezolana. Según un informe interno de la ONU, siete millones de personas -un cuarto de la población venezolana- precisa ayuda humanitaria porque carece de acceso a alimentos y medicinas. Sabiendo eso y que se enfrenta a una organización criminal, Guaidó no tuvo más alternativa que restearse llamado a formar PEO en el país, un comportamiento algo grotesco pero noble en un muchacho que ha mostrado dotes de verdadero estadista, precisamente lo que necesitamos para salir del atolladero en el que nos encontramos.

Así las cosas, la flatulencia que a todos nos toca con su envolvente hedor parece correr el riesgo de disiparse como en un chinchorro, habida cuenta de la insistencia del colaboracionismo de salvar a Maduro, mostrando mayor disposición en eso que los mismos rusos, quien no lo crea revise las últimas agendas de la Asamblea Nacional, con puntos a discutir tan insustanciales como la consideración de la siembra de yuca en la luna cuando prácticamente todos estamos muriendo de mengua.

Cualquier información o sugerencia por robertveraz@hotmail.com robertveraz@gmail.com grsndz629@gmail.com o bien por mí teléfono 0414-071-6704 y además pueden leer esta columna en mí página Web: www.robertveraz.galeon.com Ahora mi columna se traduce en Inglés http://robertveraz.galeon.com/aficiones2595740.html y sigan mis comentarios y opiniones por @robertveraz en twitter e Instagram. Pueden ver mis videos en YouTube: Tips de @robertveraz. ¡Hasta la próxima semana, Dios bendiga a Venezuela!

Deja un comentario

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux