#Odebrecht: En Venezuela hubo más sobornos que en Perú

El Caso Odebrecht es una investigación del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, junto con otros 10 países más de latinoamérica sobre la constructora brasileña Odebrecht, en la que se detalla que la misma habría realizado coimas de dinero y sobornos, a presidentes, ex-presidentes y funcionarios del gobierno de 12 países: Angola, Argentina, Colombia, Ecuador, Estados Unidos, Guatemala, México, Mozambique, Panamá, Perú, República Dominicana y Venezuela, durante los últimos 20 años, para obtener beneficios en contrataciones públicas.

En Venezuela hubo más sobornos que en Perú y no ha habido investigación judicial seria. Odebrecht ha metido en su nómina a prácticamente todo el mundo político en latinoamérica, y Venezuela ni pío. Apenas por allí un tema con Capriles que obviamente todo el mundo intenta tapar. Siendo de los países más corruptos, no quiero ni imaginar cuando se destape esa olla

En Perú, se ha señalado a 4 ex presidentes (1 está detenido, otro se suicidó antes de su arresto). La de Alan García, no es la primera muerte relacionada con el escándalo continental de Odebrecht, ya que en Colombia han muerto tres personas, dos testigos en el caso de la constructora brasileña y el hijo de uno de ellos, en una rocambolesca y poco clara sucesión de hechos con el uso de cianuro por medio.

El expresidente del Perú Alejandro Toledo (2001-2006), se encuentra huyendo de la Justicia de su país, tras haber sido acusado de recibir de Odebrecht para su usufructo personal una comisión de 20 millones de dólares y contra él pesa ya una petición de arresto y extradición.

La primogénita de Fujimori, Keiko, líder de la oposición, cumple prisión preventiva también bajo la acusación de haber sido sobornada por Odebrecht.

La Fiscalía Anticorrupción peruana mantiene abiertas una acusación e investigación sobre la presunta implicación de Nadine Heredia, esposa del expresidente Ollanta Humala (2011-2016) en el pago de los sobornos admitidos por Odebrecht.

En Colombia, la Fiscalía General solicitó en su momento la apertura de una investigación sobre la denuncia de la “contribución” de Odebrecht con un millón de dólares a la campaña electoral para la reelección del expresidente Juan Manuel Santos (2010-2018).

Además de la acusación que ha gravitado sobre Santos, en Colombia está encarcelado, entre otros, como acusado confeso de haber sido sobornado por Odebrecht, Gabriel García Morales, viceministro de Transportes durante la Administración del presidente Álvaro Uribe (2002-2010).

Del entorno de Uribe, también ha sido señalado por informaciones de la prensa brasileña procedentes de las delaciones de Odebrecht, Óscar Iván Zuluaga, candidato presidencial del partido que lidera el expresidente colombiano en las elecciones en las que lo ganó Santos en 2014.

En Panamá pesa una orden de extradición contra dos hijos, ya detenidos en Estados Unidos, del expresidente Ricardo Martinelli (2009-2014) a los que la banca suiza ha congelado cuentas por valor de 22 millones de dólares que les entregó Odebrecht, según las delaciones procedentes de la propia empresa.

También en Panamá, la Fiscalía General ha formulado cargos contra Amado Barahona, director de la Unidad de Análisis Financiero (UAF) del gobierno (2004-2009) de Martín Torrijos.

En Brasil, origen de todo este escándalo internacional, Odebrecht es parte de un entramado de corrupción en el que están implicadas las principales empresas del país en torno al gigante estatal Petrobras y que propició la crisis que llevó a ser derrocada de la Presidencia a Dilma Rousseff y a la cárcel a su antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva.

La práctica del soborno por parte de Odebrecht parece a todas luces sistemática, sin preferencias por gobierno alguno en concreto e inducida o favorecida por sistemas políticos afectados por una corrupción crónica y capaz de infectar a cualquier administración presidencial; pero en Venezuela, somos el 2° país con más sobornos de Odebrecht y el 1° en obras nunca terminadas.

El caso Odebrecht, está presente desde el Distrito Capital hasta el Zulia, esta constructora multinacional tenía en sus manos proyectos ambiciosos, muchos de los cuales ahora yacen inconclusos y con una sombra que sostienen en sus bases: un escándalo mundial de sobornos.

En uno de los casos de corrupción más estruendoso, y denominado como “la caja de truenos”, Venezuela figura como el segundo país  donde la empresa canceló más dinero, unos 98 millones de dólares, entre 2006 y 2015, a “funcionarios e intermediarios del Gobierno” para “obtener y retener contratos de obras públicas”. 

La relación venezolana con la compañía, que ahora posee sede en 28 países, surgió precisamente en el Zulia en 1992 con la ejecución del centro comercial Lago Mall.

Ahora, la empresa de Marcelo Odebrecht tiene en desarrollo 11 proyectos en el territorio venezolano, de los cuales uno se encuentra en la entidad zuliana.

Están pendientes por concluir: la línea 5 del Metro de Caracas, Sistema Metro Caracas-Guarenas-Guatire, Cabletren Bolivariano, la Línea II del Metro de Los Teques, tercer puente sobre el río Orinoco, modernización del Aeropuerto Internacional de Maiquetía Simón Bolívar, Central Hidroeléctrica Manuel Piar, Tocoma, Proyecto Agrario Integral “José Inacio de Abreu de Lima”, Metrocable La Dolorita y el de Mariche.

En el caso del segundo puente sobre el Lago de Maracaibo, su avance apenas es del 17%, según los detalles que ofreció en 2015 el entonces ministro de Transporte Terrestre y Obras Públicas, José Luis Bernardo.

En el 2015, el entonces, presidente de la Comisión de Contraloría de la AN, Juan Guaidó, señaló irregularidades en las contrataciones.“Siete veces más pagamos los venezolanos por querer contratar con Odebrecht”, dijo. El ahora presidente interino, denunció que eso sólo fue en cinco obras en el país, donde se invirtieron 16 mil millones de dólares.

Por su parte, Nicolás Maduro, hace ya unos años atrás se refirió con dureza sobre el Caso Odebrecht: “Doy todo mi apoyo al Ministerio Público y al Poder Judicial para, que hagan justicia en este caso y vayan a la cárcel los responsables de haber recibido sobornos. Mano dura con eso”.

                      Odebrecht 

Proyectos inconclusos en Venezuela

1. Puente Nigale: Las labores de construcción iniciaron en 2006 y debía estar culminado en 2010. La inversión inicial fue de 152 millones de bolívares.

2. Línea 5 del Metro de Caracas: Debió entregarse en 2010. De los 15 Km. que recorre, solo están listo 1,3 Km.

3.  Sistema de transporte Caracas-Guarenas-Guatire: Su fecha de inauguración era para el 2012, solo hay un tramo funcional.

4.  Aeropuerto de Maiquetía: El plan de trabajo comprendía entre 2013-2019. Solo se han ejecutado nueve remodelaciones.

5.  Metrocable La Dolorita:  Ha contado con una inversión 300 millones de dólares. Está vinculado al Metrocable Mariche. Tiene una longitud de 3,6 km.

6.    Metrocable Mariche: Presenta un avance de 40%. De cinco estaciones funcionan tres. Se pronosticaba culminar en 2016.

7.  Cabletren Bolivariano: Se prometió para 2015, pero de 5 estaciones solo tres están operativas. Contó con una inversión total para su ejecución de 440 millones de dólares

8.  Central Hidrológica Tocoma: La primera turbina debió de haber arrancado en 2012.

9.  Complejo Agroindustrial José Ignacio Abreu de Lima: Su construcción lleva más de 7 años, en 2015 dejó de producir soya.

10. Tercer Puente sobre el río Orinoco: Debió estar listo en 2015, reporta un avance de 70,31%

11. Línea II del Metro de los Teques:  En construcción desde el 2007. Solo tiene operativa tres de las siete estaciones.

Es todo por ahora, vendrán nuevos avances en esta materia…

Enrique Lopez Alfonzo

CNP 9.341

Email: elopez0333@gmail.com

04245428120

Deja un comentario

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux