A 76 años del CRGV: Aún estamos a tiempo de vivificar

Gracias a la iniciativa presentada mediante una mesa de trabajo por los directivos nacionales de la extinta Asociación Venezolana de Periodistas (AVP), el 6 de mayo de 1943, el periodista Francisco Ávila, convocó en la ciudad de Caracas, a un grupo de trabajadores de la gran prensa, cuyo objetivo estaba marcado en crear un gremio que ampara a los fotógrafos de los medios impresos por considerar la AVP, que eran los más urgidos, producto a que no contaban con un gremio que los amparara, naciendo de esta manera el Círculo de Reporteros Gráficos de Venezuela, (CRGV), siglas estas que se mantuvieron vivas hasta el año 2012, desgracia ésta generada a que varios colegas tomaron el control del mismo a nivel nacional, cuyas personas estas que le causaron desde su primer momento una sombra que aún opaca a nuestra institución, el mismo que arribó recientemente a 76 años de su creación.
Muchos han sido los esfuerzos que hemos realizado para que nuestra institución tome el oxígeno necesario y vuelva a respirar como en los años de su nacimiento.
Aún mantengo viva en mi mente los primeros encuentros en la parroquia La Pastora de Caracas con la directiva nacional, reuniones estás desarrolladas en el año 1977, la cual encabezaba para ese entonces mi gran amigo Andrés Rigoberto Trujillo Pinto; quien contaba además con la extraordinaria labor en la Secretaria de Organización de Hugo Rafael Rivero López, colega este que mantiene su credencial con el número 09 (nueve), mientras que Trujillo Pinto, mantuvo hasta la hora de su deceso su carnet con el número 4.
A raíz de la desaparición física de Rigoberto Trujillo, se convoca con carácter de urgencia un Secretariado Extraordinario, asistiendo a este encuentro en la ciudad de Caracas, la mayoría de quienes nos encontrábamos al frente de nuestras funciones en la provincia, proponiendo en esa oportunidad Hugo Rivero, el nombre del colega y amigo Fernando Sánchez, para que asuma funciones como presidente de una comisión transitoria hasta tanto se convoque a un proceso electoral, proposición que fue aprobada por los asistentes, emprendiendo desde ese mismo momento Sánchez, sus labores gremiales basado dentro de las normas internas de nuestros estatutos, de la Ley de Ejercicio del Periodista y su código de ética.
Cumplido el tiempo estipulado y contándose con una comisión electoral se abre el proceso reglamentario en la que el periodista gráfico Fernando Sánchez, presenta una plancha con su nombre a la cabeza; y en la que es acompañado para conformar el directorio nacional de hombres y mujeres dedicados al ejercicio del reporterismo gráfico, siendo la mayoría de ellos, fuera de la ciudad de Caracas, logrando de esta manera el triunfo por no existir otra aspiración ante las autoridades de la Comisión Electoral Nacional, (CEN), pero como no todo lo bueno se mantiene, nunca faltan necios con pretensiones de figurar o el de que su brillo sea solo en sus cabezas, empezando dentro de nuestra organización una “desorganización” nacida por un tomate podrido, el cual por no haberse sacado a tiempo logró contaminar todo el guacal, a tal punto que se pretendió cambiar las siglas que desde sus inicios han identificado a los reporteros gráficos venezolanos a nivel mundial.
Durante su estadía al frente del CRGV, aun arrastrando en parte la fermentación del “tomate descompuesto”, Fernando Sánchez, acompañado de Andrés Eloy Blanco, Pedro Rojas, Carlos Lugo y entre otros Rafael Villegas, organizaron eventos nacionales en la capital de la República Bolivariana de Venezuela, así como en algunas seccionales, entre ellas la de Portuguesa, la cual me honró en manifestar y sin alabanza alguna, que fui su primer secretario general, siendo fundada nuestra seccional el 14 de marzo de 1980, estando a cargo el juramento de la primera directiva del licenciado Hugo Rivero López, en su condición de Secretario de Organización a nivel nacional, funciones estas que ejercí por espacio de 25 años.
Los encuentros desarrollados por Sánchez, Blanco, Rojas Lugo y Villegas, arrojaron positivos resultados a favor de los agremiados, destacándose entre los logros obtenidos el ingreso de los reporteros gráficos no miembros del CNP al Instituto de Previsión Social del Periodista, (IPSP).
Para nadie es un secreto que los reporteros gráficos complementamos el trabajo de los redactores al hacer posible el congelamiento del tiempo con imágenes, gráficas estas que complementan la noticia escrita.
En las últimas décadas los reporteros gráficos hemos sido víctimas del zapato de la represión sea cual sea la pauta que tengamos que cubrir, al igual que hemos sido la diana para las fuerzas de seguridad del Estado, es decir que hemos sido maltratados, vejados y golpeados, violando de esta manera nuestro de derecho de informar, siendo esta una de las suertes de los que aún contamos con vida, más sin embargo otros colegas no han corrido con esas fatalidades, sino la de haber perdido la vida en pleno ejercicio de nuestra profesión.
Por estas y otras circunstancias así como la de defender nuestra libertad de expresión continuamos trabajando para sacar a flote a nuestro Círculo de Reporteros Gráficos de Venezuela, el cual se encuentra en el olvido situado en la sede del Colegio Nacional de Periodistas (CNP), ubicado en la avenida Andrés Bello de la ciudad capital, contando para ello con el respaldo de la mayoría de los profesionales de la lente esparcida en cada entidad federal de nuestra nación.
“Colega reporteros gráficos, en nuestra manos está en reconfortar y remozar a este añejado gremio”.

Miguel Di Nápoli

(CRGV 436/CNP 8.541/ SNTP 3581)

Deja un comentario

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux