Opinión Jesús Israel Fernández: Conducción Política

#AMBITONACIONALVERDEMILITAR
VERDE MILITAR

Cuando los dictadores son desplazados y continúan en apariencia ejerciendo la autoridad, es porque el régimen le falta muy poco para desplomarse y abandonar la usurpación al estado.
Sun Tzu ha dicho: “si un estado está cercado por otros tres, su territorio es un terreno de convergencia. Él que primero se apodere de él, obtendrá “Todo Bajo el Cielo” “…
Al considerar que La Guerra, (Como una acción inherente a la civilización), El Poder y El Gobierno, son los componentes sociales más antiguos que la Psicología, Filosofía, La Antropología y La Comteana Sociología, su praxis contiene su propia metodología, del conocimiento de su historia y de su realidad, obtiene su propia Doctrina, su Disciplina y su Moral. De allí que si un gobernante debilita su ejercito con métodos ostentosos y a sus generales les altera sus costumbres familiares y sus dogmas con métodos inmorales, los degradará, someterá y los dominará para ejercer sus crímenes, paralelamente serán presa de otro ejercito que acuda al restablecimiento del orden y en este caso de la LIBERACIÓN, en proceso de un despiadado Genocidio.
En Venezuela, la catástrofe humanitaria presenta una clara opción militar desde el exterior y no habrá contención alguna por la baja moral y sobre todo la LEALTAD, profundamente quebrantada.
La guerra es posible por las condiciones económicas del Estado, (El boomerang del Sometimiento), no son favorables, el ejercito en disposición de conflicto interno (En Desarmonía) y los líderes que conducen el estado, en disputa de quien es el verdadero hombre fuerte de la tiranía. Éstos factores unidos a la desobediencia civil (manifestando o no), indican que no existen condiciones para realizar una guerra digna de guerreros valientes y crea las condiciones de claudicación, rendición o entrega al nuevo Poder Constituido.
Para la estrategia actual, no le es imprescindible una presión (callejera) social para obligar a la usurpación a abandonar el poder, pasa a ser un factor importante pero no fundamental para la despedida del régimen. Es más urgente y necesario una sala situacional de análisis que un millón de personas en las calles.
A los avesados del exterior, buenos y malos, intelectuales e ignorantes, complacientes o sacrificados, los exiliados y auto exiliados y desterrados por cohesión o comodidad y otros que ven amenazadas su supervivencia, no caer en la diatriba y el debate de la inmediatez de las acciones y de estar más pendientes de los sondeos de opinión y de las magnitudes cuánticas de los manifestantes, del cuanto de popularidad, aceptación y lo acertivo del líder (J.G.), del escenario de cohesión a los aliados y dejar de lado las posibilidades de una intervención de baja intensidad o un acto de ataque o impulsar un operación de RENDICIÓN inmediata antes de la acción y allí, sí, es que se desbordarán las calles celebrando, incluso, sin convocatoria alguna.
En el escenario internacional se debe actuar exigiendo a los aliados mayor contundencia de acciones y acelerar la intervención por todas las vías posibles y dejar las críticas que se tergiversan y actúan con inteligencia contraria, a un pueblo que le han sacrificado a sus hijos y a unos líderes internos perseguidos que se baten a diario su existencia. A quienes desde adentro andan a la caza de debilidades y fracasos por cálculos personales o grupales “Calma y Cordura”.
Del otro lado pareciera que se les ha olvidado a quienes conocen los elementales métodos de la metodología de guerra o militar, que un escenario de guerra después de obtener suficientes información de inteligencia y tener los acuerdos internos con los líderes que se disputan el Poder, son 180 días mínimo para iniciar operaciones militares, así que a sumar a partir del 23E. Las probabilidades de acción bélica. Se considera a partir de ésta reflexión que antes del 23 de julio se consume lo inevitable “Intervención militar de los aliados”…
¿Qué como son las características de la intervención?, se evaluará después de finalizada las acciones y si falla el heroismo, que es lo más probable, el armisticio será en absoluto silencio.
Quien se amilana por el efecto cuántico de las manifestaciones a los actos públicos del pueblo y sus líderes de la resistencia, les observo: El pueblo no pierde su sabiduría, tiene una inteligencia colectiva que intuye cuando debe arriesgarlo todo, movilizarse y exponerse al peligro de las perversidades del régimen.
A éstas alturas en el escenario no existe texto posible que pueda orientar; Ni el “Que Hacer” de las estepas, “El Libro Rojo” del oriente o “El Verde” medioriente, pueden darle orientación o pista a un grupo de usurpadores que su máxima preocupación es salvar “El cuello, porque no retoña”.
El escenario del 30A, no se vuelve a repetir, por cuanto el régimen prácticamente demostró más debilidades que fortaleza perdiendo la batalla interna de la lealtad. En síntesis, si las voces internacionales expresan que no habrá más equívocos: el escenario es “Todo o Nada” y la tendencia de la despedida es irreversible… y ha esperar a salir, cuando sea por una necesidad estratégica, imprescindible y humanamente necesaria.

Jesús Israel Fernández G.

@jeistiven
@jesorfer3

Deja un comentario

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux