Félix Francisco Bertomolde: ¡Al desnudo! Un juez civil de Yaracuy

En una vieja valla publicitaria, colocada en una de las tantas entradas de San Felipe, se lee: “Yaracuy tierra sorprendente”. En efecto, luego de atender compromisos de trabajo, me reuní con el amigo de un amigo, un culto colega que después de cordializar entró en materia:

– Me he animado a conversar con usted, por cuanto soy asiduo lector de sus artículos de opinión, especialmente los que tratan las crisis ética por la que atraviesa el Poder Judicial en nuestro país.

Acto seguido, me entregó un escrito que les reproduzco tal cual como llegó a mis manos:

“Me voy a referir al abogado Eduardo José Chirinos Chaviel, Cédula de Identidad N° 9.847.193, quien ejerce el cargo de juez provisorio del Juzgado Primero de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil y Tránsito de la Circunscripción Judicial del Estado Yaracuy.

Antes que todo, para ilustrarle quién es el personaje en referencia, le verteré aquí el concepto que de él tiene el Tribunal Supremo de Justicia, expresado por intermedio de la Sala de Casación Civil en la Sentencia N° RNC.000249, del 15 de junio de 2011, expediente N° 10-583:

“(…). Por último, esta Sala de Casación Civil del Tribunal Supremo de Justicia, le hace un severo llamado de atención al juez del Juzgado Superior en lo Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del estado Yaracuy, abogado Eduardo José Chirinos Chaviel, para que tenga mayor cuidado en la redacción de las sentencias en los casos sometidos a su conocimiento, dado que la decisión recurrida se encuentra plagada de errores ortográficos y de redacción, así como discordancias gramaticales, inexcusables para un profesional del derecho en el ejercicio de la función jurisdiccional, función ésta que requiere un desempeño impecable, para considerarse acorde a lo previsto en las leyes de la República Bolivariana de Venezuela y al código de ética que la rige. Así se declara. (…).”

Claro, resulta incomprensible que el TSJ teniendo ese concepto de ese juez, aun continúe en el cargo, pero usted ya sabe a qué nos tiene “acostumbrados” esta quinta república. Por lo demás, como usted comprenderá, resulta lógico que si no se toman a tiempo los correctivos éticos necesarios que cada caso requiere, la situación tiende a empeorar. Ese es el caso del citado juez:

Es un craso ignorante del derecho, irremediablemente corrupto, sin el más mínimo escrúpulo, al punto que, de manera campante, pide dinero -en dólares- a las 2 partes contendientes en todos los juicios que por infortunio llegan a su conocimiento.

Recientemente fue denunciado por no menos de 10 abogados de la región, dentro de los cuales me incluyo, por ante la Fiscalía del Ministerio Público de este estado, con competencia en anti corrupción, pero no somos optimistas en cuanto a que se tomen las medidas que correspondan.

La jueza rectora de este estado, Darcy Lorena Sánchez Nieto, tiene conocimiento de este caso, pero como usted ya sabe, forma parte de la misma “camarrilla” corrupta y desvergonzada que campea en el Poder Judicial. Por lo que lo apoya abiertamente y le recibe las dádivas que este juez le proporciona.

También, recientemente un grupo de jueces civiles de primera instancia y de municipios, se reunieron para protestar al mencionado juez, pero nada pasó, pues recibió el consuetudinario apoyo de la jueza rectora, del Gobernador del Estado Yaracuy, Julio León y del abogado de éste (y mandamás en el diario regional Yaracuy Al Día), Rafael Puertas Mogollón, y, por supuesto, nada pasó.”

Al no ser atendidas las innumerables denuncias contra este nefasto personaje, jueces y abogados de la región, representados por el amigo de mi amigo, apelaron a este humilde servidor para referir el caso en mis artículos de opinión, siendo comprensible que hayan pedido el anonimato por temor a represalias en contra de ellos y sus familias.

Félix Francisco Bertomolde

@memientanchico

Deja un comentario

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux