#OPINIÓN Desde el exilio El Gato Briceño @JoseGBricenot: Frente Internacional, Peones para la libertad

Ningún venezolano, por más ecuánime, ilustrado, conocedor de geopolítica, diplomacia y oficios afines que sea, está exento de caer en desespero y desaliento aunque sea por unos segundos. Ver morir de hambre y falta de atención a nuestros niños y ancianos, ver a nuestra juventud regada por el mundo y vapuleada por una infundada xenofobia, es en extremo desafiante para que quienes nacimos en esa esplendorosa, dadivosa  y amada tierra venezolana, no deseemos gritar de dolor, rabia y nos apremie cada segundo la urgencia de execrar del poder a la banda delictiva más peligrosa que destruyó todo a su paso a lo largo de 20 años y hoy por hoy aún desgobierna en Venezuela.

Sin embargo lo que a simple vista no se ve, no significa que no esté sucediendo, pues tanto los más de cincuenta países que apoyan la Constitución de Venezuela (y siguen sumándose), como los equipos de la Asamblea Nacional, especialmente los encargados de la  Política Exterior desde donde salen los lineamientos de nuestro gobierno interino, encabezado por @jguaido, necesitan que todos tomemos conciencia de que el desmantelamiento de nuestra patria, no sólo ha sido económico, social y de infraestructura, si no que también desde el punto de vista de tratados y organizaciones internacionales entre otras alianzas; Fuimos excluídos  por la soberbia y prepotencia de Hugo Chávez en su afán de no querer rendir cuentas a nadie que le adversara.

Así fue como en 2003 nos sacó del G3, grupo estratégico con énfasis especialmente en lo económico que conformábamos con México y Colombia. En 2006 decidió sorpresivamente  la salida del país de la Comunidad Andina de Naciones. En 2013 nos excluyó del Tratado de Asistencia Recíproca TIAR, entre otros caprichos del dictador en su momento. Esto ha conllevado a que para tener todas las piezas del ajedrez político constitucional a tono, para que así nuestros aliados internacionales no tengan lugar a la más mínima duda, de que el marco legal constitucional ha sido restituido para que ellos actúen en las áreas, momentos y circunstancias en las que estén listos para hacerlo en cualquiera de los escenarios.


Refiero todo esto pues el pasado jueves algunos políticos venezolanos exiliados en Costa Rica, recibimos la invitación de nuestra nueva embajadora en Costa Rica, María Faría para que compartiéramos en la sede de la embajada, territorio hasta ahora prohibido para nosotros, con los diputados a la Asamblea Nacional Ismael García, Winston Flores y el presidente de la comisión de Política Exterior, Soberanía e Integración, Francisco Sucre en un conversatorio realmente importante.

Me permito resaltar un momento emotivo de dicha visita, pues al llegar, en compañía de la ex-diputada María Mercedes Aranguren, fuimos recibidos por el consejero Ricardo Pinza a quien agradecemos su generosidad y mi emoción fue tan inmensa al pisar territorio venezolano, que no encuentro palabras para plasmarla. Lo duro de estar fuera de mi tierra amada por más de 6 años y medio, excluido, perseguido, amenazado, calumniado, traicionado e indefenso y sin documentos de identidad ya que desde el 2014 se me venció el pasaporte, con dos (2) intentos de secuestro por policías venezolanos dirigidos por el capo criminal de Diosdado Cabello Rondón, para pasarme a territorio nicaragüense, es algo demasiado duro. Ese momento de alegría fue suficiente para sanar en parte tanta nostalgia.


La reunión dirigida por el diputado Francisco Sucre, fue de mucho optimismo y se tocaron varios temas, los cuales representan parte del meollo de nuestra situación en el trabajo para cubrir con el primer requisito para recuperar el estado, para rescatar la patria: El cese de la usurpación.

Todo lo relacionado con el (TIAR) -Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, también llamado Tratado de Río, es un pacto de defensa mutua interamericano firmado en 1947 en Río de Janeiro, Brasil. Su cobertura  comprende a América y 300 millas a partir de la costa, incluyendo la región entre Alaska, Groenlandia, en el norte, y en la zona ártica hasta las islas Aleutianas, lo que nos indica que incluye todo el continente americano. Tal como lo referí al inicio de esta nota fuimos excluídos de dicho tratado y una de las tareas en ejecución es la reincorporación de nuestro país en el TIAR a los fines de poder utilizarlo a conveniencia en el momento en que así se decida, por lo tanto mal podemos nosotros invocar un tratado del cual no somos firmantes. Entonces obviamente todo pasa por volver a estar participando en dicho tratado, el cual por cierto, al igual que el artículo 187 numeral 11 para aquellos que piden a gritos su invocación y aplicación, el TIAR habla de acciones en común, pero pueden ser relaciones diplomáticas, pueden ser medidas económicas, sanciones y especialmente importante de destacar, el uso de la fuerza militar es la última medida a tomar.

Lo resaltante es que volver a firmar el TIAR envía un mensaje político importante y  su posible aplicación va más allá de lo jurídico. Ejemplos históricos fueron en  1982, cuando Argentina invocó el tratado durante la guerra contra Reino Unido por las islas Malvinas/Falklands  y luego de los ataques a las torres gemelas en New York en 2001, fue invocado de forma simbólica por los EEUU, ya que obviamente no esperaban la ayuda militar de los países de la región. Conversamos asimismo sobre la posibilidad de ampliar nuestras tareas en el exilio para empujar y avanzar en indiscutible apoyo al presidente interino Juan Guaidó, se esbozaron acuerdos para canalizar el  apoyo a la diaspora en situación de vulnerabilidad y contribuir con la difusión de los avances reales en materia de política internacional y otros temas.


Como punto de suceso en la actualidad noticiosa, aprovecho la oportunidad para solidarizarme con Alberto Federico Ravell, director del medio de comunicación La Patilla,  quien a través del Tribunal Supremo de Justicia chimbo del comunismo castrochavista, fue sentenciado a pagarle al capo Diosdado Cabello Rondón, Jefe del Cartel de los Soles, cinco (5) millones de dólares por supuestas injurias publicadas en su contra. Cómo decimos en oriente, bien bonito pues !!! El Capo quiere recuperar parte de los reales que gastó en la orgía/boda de su hija la narcoprincesa en Los Roques, con invitadas especiales como la narcoinfanta Rosinés, directo desde París en jet privado.

Agradezco la posición de Ravell siempre contestataria y a la publicación que  semana a semana hace de las notas que hago para denunciar sin tregua a esos bandidos narcotiranos.


Es gratificante la posibilidad abierta por la embajadora Faría, para cristalizar este encuentro y como siempre mi voz de denuncia e irreverencia, contra el comunismo sigue resonando desde la cárcel del exilio y mientras tanto vocifero mi desprecio contra el socialismo, la Peste de Siglo [email protected]  con lo único que me queda MI PLUMA Y MI PALABRA.


José Gregorio “El Gato” Briceño Torrealba

Ex-alcalde, Constituyentista, ex-diputado AN, y ex-gobernador del Estado Monagas. Luchador incansable por el rescate de la democracia en mi patria VENEZUELA.

Sígueme por

Twitter: @josegbricenot

Instagram: @josegbricenot

Facebook: José Gregorio El Gato Briceño

Davy Sari

Periodista residenciado en Maracaibo y Caracas.

Deja un comentario

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux