13 de junio: Aniversario 229 del natalicio de nuestro prócer general, José Antonio Páez

La carrera militar de nuestro Centauro llanero fué tan brillante que difícilmente podría oscurecer algún jefe militar de cualquier época o país importante; y si hablamos de su valentía y amor a la patria, no podemos olvidar que es a Páez a quien le debemos el hecho de habernos librado del yugo español cuando ganó la batalla de Carabobo que selló nuestra independencia, razón por la cual Simón Bolívar en reconocimiento a su arrojo, sagacidad y estrategias lo designa General en Jefe en el propio Campo de Carabobo. Páez peleó prácticamente en todas las batallas que por la independencia se libraron en Venezuela tales como “Mata de la Miel”, “El Yagual”, “Mucuritas”, la toma de “Las Flecheras”, “Las Queseras del Medio”, la toma de Puerto Cabello y otros mil encuentros heroicos en donde muy meritoriamente ganó laureles. A diferencia de Bolívar, Páez no fué educado con buenos y sabios maestros, pero dueño de una inteligencia privilegiada, fué un autodidacta y es así como se convirtiò en un hombre educado y culto que compuso y escribió música de alto nivel y tradujo del francés, las máximas de Napoleón sobre el arte de la guerra y hablaba fluidamente el inglés. Recibió los màximos honores civiles y militares en Saint Thomas, Filadelfia, Baltimore, Nueva Jersey, Nueva York, Washington, México, París, Munich, Uruguay, Brasil y Bolivia y en Argentina el presidente Domingo Faustino Sarmiento lo incorpora a las Fuerzas Armadas con el grado de Brigadier General como homenaje por ser veterano de la independencia suramericana. La heroicidad de nuestro Pàez lo llevó a lo más alto que alguien jamás habría podido imaginar en su tiempo y nada ni nadie ha podido ni podrá opacar ni ensuciar sus glorias como quedó demostrado cuando al final de su carrera fué agredido por el bandido Ezequiel Zamora, pero sin que corriera peligro su vida, ya que el cobarde Zamora y sus secuaces aprovechándose de la ancianidad de Páez, solo se divirtieron vejándolo con burlas, dejando ver así estos miedosos malhechores su pobre condición que no hizo màs que manchar sus propias imágenes. Páez, tu honor y tus glorias jamás podrán ser enlodadas porque a tí que consagraste 60 años de tu vida a servirle al país, te debemos el hecho de poder llamarnos orgullosamente venezolanos.

Por Carmen Esperanza Iribarren

Deja un comentario

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux