PABLO MEDINA: EL PRESIDENTE (E) JUAN GUAIDO DEBE SEGUIR LA RUTA DE LA TRANSICIÓN

Pudiendo estar incurriendo en lo que se conoce como el principio de inmunidad y soberanía de jurisdicción al afirmar que todo lo dirá Noruega sobre el diálogo y que este país es la vocera oficial, constituyendo este acto una abyecta posición que atenta contra el nacionalismo al someter un conflicto político en manos de terceros países que ni siquiera lo reconocen como Presidente (E) Juan Guaido.

(Reporte especial de Robert Alvarado Miami 31/07/19).- Manifestó que se trata de conformar un pacto de impunidad y no una justicia transicional afirmando que la vigencia de la ANC no depende ni de Maduro ni de Jorge Rodríguez, depende de Diosdado Cabello y que la vigencia del TSJ en el exilio y de la Fiscal General de la República depende de la Constitución, de allí que este acto que se celebra en Barbados bajo los auspicios de Noruega están condenados al fracaso y solo buscan prolongar la agonía de un régimen agónico e inviable repudiado por más del 90% de la población venezolana.

Considera que no ha podido ejercer su interinato de Presidente encargado, mucho menos transar sin cualidad el poder ciudadano en la cabeza del Fiscal General de la República ni el Poder Judicial designado por la misma Asamblea Nacional y que sólo Maikel Moreno como Presidente del TSJ y Tarek William Saab le han permitido que sirva de muro de contención de una salida del actual régimen, facilitando una comparsa electoral inviable por las circunstancias políticas, así como para evitar que países aliados conformen lo inevitable como es una coalición militar para buscar una salida expedita a la crisis política venezolana, desconociendo que al actual Fiscal General de la República la reconoce la Asociación Internacional de Fiscales y tuvo un papel estelar en la condena de Nicolás Maduro por el caso Obedretch ante el Tribunal Supremo de Justicia legítimo en el exilio y que su última actuación es un reconocimiento que haya sido recibida por la Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la ONU Michelle Bachelet, es decir que la ONU reconoce a Luisa Ortega Díaz y desconoce a Tarek William Saab, con quien Guaidó quiere cohabitar al igual que con Maikel Moreno en la conformación supuesta de un nuevo TSJ equilibrado que le garantice la convivencia al madurismo y a este sector de la oposición y en el caso del Presidente del TSJ en el exilio, el cual es reconocido por la OEA y su Secretario General Luis Almagro, así como la Secretaría de Justicia de EEUU, por lo que llamo a la comunidad internacional en nombre de la Junta Patriótica y la voz de la resistencia en el exilio a denunciar este cambalache institucional.

Quien así lo afirma el dirigente político Pablo Medina: asegurando que la reanudación de las conversaciones en Barbados que se proponen esta semana, entre los actores del madurismo y un sector de la oposición, los cuales ambos no tienen legitimidad ni capacidad para obligarse ni cumplir con lo pactado en una tertulia distraccionista, ya que ambos sectores no cuentan con el respaldo popular ni de la Fuerzas Armadas Nacionales; aseguró lo siguiente:

Que la transacción bilateral de estos sectores comenzaría por la ansiada decisión del TSJ encabezado por el Dr. Maikel Moreno, que esperó Padrino López el 30 de abril de 2019 y que a su vez Guaidó y su cándido equipo de negociadores, se comprometerían a dejar sin efecto el acto parlamentario o acuerdo que designó a los valientes magistrados del TSJ legítimo en el exilio, así como a desconocer a la Fiscal General de la República designada por la Asamblea Nacional, Dra. Luisa Ortega Díaz, y que esto pasaría por una supuesta reincorporación de los parlamentarios del PSUV a la AN con el señuelo de designar a una directiva del CNE equilibrada para unas supuestas elecciones presidenciales o generales; parte de la maniobra distraccionista y que denunciamos, es que en el caso de los negociadores del madurismo, los cuales a vox populi pregonan que se comprometen a hacer cesar la Asamblea Nacional Constituyente que preside Diosdado Cabello, lo cual no es posible ya que Maduro hizo un acto de rendición ante esta Asamblea Nacional Constituyente, la cual según su írrita elección, colocó el Poder a disposición de la misma, asimismo, los parlamentarios del PSUV que se retiraron y que pretenden volver no dependen de Maduro, dependen de Cabello, lo cual no es viable ni operativa ni expedita esta operación, la cual no es más que una vulgar transacción cubierta bajo el ropaje de diálogo y negociación, asimismo, por el lado de los dialogantes seguidores de Guaidó, la Asamblea Nacional no tiene la cualidad ni la capacidad para producir una enmienda constitucional que posteriormente sea votada por el pueblo que le recorte el periodo a la actual Fiscal General de la República Luisa Ortega Díaz ni mucho menos producir un acto parlamentario que desconozca al Tribunal Supremo de Justicia en el exilio.

Deja un comentario

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux